Comparte con tus amigos

El refrán “De  músico, poeta y loco, todos tenemos un poco” describe perfectamente el comportamiento de la sociedad actual en este país, histéricos, paranoicos y esquizofrénicos, bipolares y con trastornos obsesivos compulsivos, en mi caso cuando menos me detecto algo de paranoia y de trastorno obsesivo compulsivo, me explico, tengo especial preocupación por la seguridad y bienestar de mi familia que puede ser un comportamiento ligeramente paranoide, asimismo padezco algún trastorno obsesivo compulsivo que más que preocuparme me divierte.

Verán ustedes, hacer un cálculo mental de cuantos días llevo en este mundo o cuantos blanquillos me he comido en mi vida (como cinco toneladas) me hacen ser un “aritmomaniático” que es una persona que siempre está haciendo cálculos con la mente, aunque es más entretenido en una antesala con el médico, el dentista o en una oficina pública, hacer cálculos mentales que viendo una entrevista del “Dr, Simi” en la televisión,  también padezco el trastorno obsesivo compulsivo de la simetría, ordenar en filas o figuras geométricas la charola de los huevos por ejemplo.

Afortunadamente eso me divierte y estoy consciente que mi deficiencia no le ocasiona problemas a nadie,  ni a mí mismo, desafortunadamente, esto no sucede en todos los casos, por ejemplo el asunto de la mitomanía de una gran cantidad de funcionarios públicos y políticos de todos los niveles tiene repercusiones irreparables en el sentir popular, hay algunos que son megalómanos que nos tratan de engañar haciendo creer que son lo que no son,  otros son cleptómanos o amigos de lo ajeno que no tienen escrúpulos para usar el presupuesto y los fondos públicos para beneficio propio,  lo cierto es que este cocktail de irregularidades en el comportamiento del mexicano común y particularmente el mexicano publico nos hacen llevar una vida de sobresaltos muy interesante y excesivamente estresante.

Los voceros de los organismos públicos o los propios titulares de las dependencias nos informan sobre cancelaciones de proyectos que a la mañana siguiente les desmienten, las cartas de renuncia de los titulares de Hacienda y el Seguro contienen severos señalamientos que sus nuevos titulares deben matizar y señalar que los renunciantes aparte de ser emisarios del pasado son unos conservadores y neoliberales irredentos.

Aprovechando que se acerca el siempre emblemático uno de septiembre ¿sería mucho pedir que nos envíen un mensaje de contenido conciliatorio?  Que tengan paciencia con los contribuyentes y nos hagan un retrato fiel del estado que guarda nuestra economía (macro y micro) que en materia de seguridad se nos informe de programas y procedimientos que podamos entender los paisanos de a pie, que nos expliquen que es la Guardia Nacional y de qué forma es diferente a las recién  extintas instituciones de seguridad, que por favor nos expliquen con bolitas y con palitos que va a pasar con el sistema nacional de salud, si vamos a tener suficientes medicinas y si los hospitales se van a dar abasto.

 

A mí en lo personal no me interesa cuantos ex funcionarios se van a la cárcel, no tengo interés en cobrar venganzas por afrentas que pueden ser reales o fantasiosas, la neta, prefiero que me den una sobadita psicológica y que todo vaya mejor que hoy.

¿ se puede?

Por: Alfonso Díaz Ordaz Baillères

20 de agosto de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *