Comparte con tus amigos

En el estado de Puebla, se llevaron a cabo en días pasados las exequias de Rafael Moreno Valle, su esposa y otras personas que le acompañaban en su vuelo vespertino, sus restos y los de su esposa, según fuera manifestado ante la opinión pública fueron cremados, tras un suceso, respecto del cual, se han manifestado sospechas en relación a sus causas, entre otros, nada más y nada menos que por parte del jefe de la oficia de la gubernatura Luis Bank en una ceremonia, a la que se le denominó “funeral de estado”.

Cremación que habría tenido verificativo el martes 25 de diciembre en los incineradores del velatorio “Valle de Los Ángeles” alrededor de las 13:00 horas, tras ser trasladado por la mañana al lugar en cuestión, provenientes del Servicio Médico Forense de la entidad, en donde se habría tenido que llevar a cabo la necropsia de ley correspondiente en un muy apretado y breve plazo que no podría rondar más allá de las 20 horas de duración.

La duración promedio de la actuación de los legislas, fue descrita entre nosotros desde tiempo inveterado en una de las obras clásicas de la primera mitad del  Siglo XIX;  la “Curia Philipica Mexicana” de Juan Rodríguez de San Miguel, quién la realizó bajo los lineamientos esgrimidos en la época por el médico británico Robert Peel, considerado el padre del “cuerpo de policía de Londres” antecedente de Scotlan Yard; y dura en promedio de dos a cuatro horas, de donde resulta digno de suponerse que el ritmo de trabajo en el Servicio Médico Forense adscrito al Tribunal Superior de Justicia la entidad debió resultar vertiginoso y agotador en grado extremo en el día de “Nochebuena”, dado que se tenía programada la ya referida ceremonia.

De manera inveterada el protocolo de la Corte de Saint James ha previsto las disposiciones protocolarios correspondientes a un “funeral de estado”, pero ¿entre nosotros ? ¿cuáles son los lineamientos y el ritual de una situación no prevista en ningún lado?

Curiosamente el Código Penal del estado señala:

“Artículo 421.- Son delitos que afectan la Procuración y Administración de Justicia:
XXXIV:_ Alterar, modificar, ocultar, destruir, perder o perturbar ilícitamente el lugar de los hechos o del hallazgo, los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuoso o los instrumentos, objetos o productos del delito o el procedimiento de cadena de custodia.

Artículo 424,.A quien cometa los delitos previstos en las fracciones VI, X, XIV, XV, XVI, XVII,XIX, XXI, XXIII, XVII AL XL del artículo 421, se le impondrá pena de prisión de cuatro a diez años y multa de mil a dos mil veces el valor diario de la unidad de Medida y Actualización en el momento de la comisión del delito

Artículo 437.-De manera adicional a las sanciones establecidas en este capítulo. Se impondrá a los responsables de su comisión, la destitución y la inhabilitación para desempeñar empleo, cargo o comisión públicos…”

Podría acaso esgrimirse el argumento de que el trabajo realizado por los legislas en la “Nochebuena” habría dejado a salvo la identidad de los despojos objeto de su estudio.

El ácido desoxirribonucleico arroja información fundamental sobre circunstancias de índole genética, pero me pregunto si tal información, permitirá reconstruir los hechos de un impacto cuya dilucidación corresponde al ámbito de la física y no de las ciencias biológicas, reconstrucción de hechos que forzosamente tendría que ser objeto de diligencias judiciales toda vez que bajo el sistema de justicia penal acusatorio ha desaparecido del todo la antigua noción de la “fe ministerial”.

Antiguo amigo de familia el dramaturgo y guionista Hugo Argüelles, escribió un libreto para una cinta protagonizada por Eulalio González “piporro”, llamada “las cenizas del diputado”, esperemos que las cenizas del senador Moreno Valle resulten evidencia más que satisfactoria para esclarecer los hechos de la trágica tarde de Nochebuena.

 

Por: Atilio Alberto Peralta Merino

albertoperalta1963@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *