Comparte con tus amigos

Para seducir a las personas no se necesita ser físicamente hermoso (aplica para ambos géneros) aunque desde mi punto de vista la belleza ayuda a lograr cualquier conquista que uno se proponga, la seducción es una condición que algunas personas poseen por naturaleza y otras que no la tienen la pueden obtener mediante la práctica de ciertos métodos. Hace algunos años me encontré con una persona que me explicó que tenía una empresa que se dedicaba a ofrecer métodos y técnicas para bajar de peso, para vender productos, para hacer dinero y un sorprendente método para seducir mujeres, lo cual me resultó hasta cierto punto simpático.

Tiempo después encontré a la misma persona dando la comunión en una iglesia católica y pensé o imaginé que tal vez su método consiste en representar un personaje atractivo a través de la administración de la eucaristía, lo cual independientemente de lo anecdótico que resulta, me resulta útil para iniciar la presente reflexión.

La antigua Grecia, la mitológica, nos ofrece dos personajes interesantes que encarnan sin que esto sea absoluto el poder seductor por excelencia, Adonis y Narciso, ambos físicamente bellos con historias diferentes.

Afrodita la Diosa, para castigar a Mirra,  hizo que esta tuviera relaciones carnales con su propio padre: Tías Rey de Asiria, relación de la que nació un bebé extraordinariamente bello al que llamaron Adonis, la propia Afrodita decidió apartarlo de su madre y entregarlo a Perséfone en una caja sin decirle cual era su contenido, cuando esta vio que le habían entregado al niño más hermoso, decidió cuidarlo y terminó por enamorarse apasionadamente de él cuando llego a una edad más o menos adulta convirtiéndolo en su amante y Afrodita que también le seguía la pista, se enamoró también del joven, de forma que ambas tuvieron que acudir a Zeus para que solucionara el diferendo cuya solución delegó en la musa Calíope que decidió dividir el año (por decirlo de alguna forma, desconozco si existía esa medida de los tiempos en aquella época) en tres tercios, uno para Afrodita, otro para Perséfone y el tercero para el propio Adonis que podría disfrutar de su libertad de la forma que él quisiera.

Narciso por su parte, también de Grecia, se sentía demasiado bonito y orgulloso de si mismo, tanto que despreciaba a todas las mujeres, en algún lance importuno del personaje le ocasionó un fuerte disgusto a Némesis, la Diosa de la justicia retributiva que decidió castigarlo, hizo que se enamorara de su propia imagen, que sintiera que no había ser sobre la Tierra que le mereciera, enamorado de su propia imagen terminó arrojándose a las aguas del estanque en el que se admiraba.

Sin la belleza de estos mitológicos personajes, hubo muchos seductores en la vida real y en la literatura, amantes prodigiosos y libertinos, galanes extraordinarios como Giacomo Casanova y Don Juan Tenorio y algunos otros de la vida real en diferentes tiempos, viene a mi mente el ejemplo de Lord Byron que a pesar de una deformación física de nacimiento, tuvo una reputación poco convencional, excéntrico, ostentoso, galante, polémico y controversial entre otras cosas, se le atribuyen romances y aventuras diversas, se sabe que poseía una personalidad seductora y lasciva, se le atribuyen lances con mujeres, alguna de ellas casada a pesar de su defecto físico.

Le cuento lo anterior para terminar haciendo referencia al proceso electoral que vamos a vivir en este año, uno de los procesos más difíciles de la historia de México, cientos de candidatos para diferentes puestos, tendrán ante si un reto importante ¿Cómo hacerle para seducir a mis potenciales votantes? Hay muchos métodos y técnicas, las encuestas, las que tienen rigor técnico y las “patito” nos sorprenden, los pronósticos parecen inusitados y ostensiblemente absurdos, no puedo creer aunque así suceda que en este juego de la vida, compitan personajes con historias deleznables, violadores y acosadores, mentirosos irredentos, presuntos defraudadores, artistas y cantantes sin experiencia, uno que otro deportista y personajes de la calle que ofenden el intelecto de los que tienen algo de cultura, hasta Onésimo Cepeda ( obispo en el retiro) amenaza con postularse a una legislatura local.

A algunos nos cuesta trabajo entender que un señalado acosador y presunto violador se encuentre adelante en las encuestas, sin embargo hay que reconocer que lo “populachero” vende, por ejemplo: Cuauhtémoc Blanco llego a ser Gobernador, me recuerda la proclividad del pueblo a idolatrar personas como los boxeadores de antaño, un Toluco López que nunca fue campeón, arrastraba multitudes y llenaba la Arena cuando se subía borracho a sus combates, un Raúl “Ratón” Macias de todos mis respetos que se gano la admiración popular con una simple frase: “todo se lo debo a mi manager y a la virgencita de Guadalupe”, por eso no me extraña que un atrabancado político de pueblo vaya muy arriba en sus encuestas.

Concluyo diciendo que en este siglo XXI ya no hace falta ser bonito para seducir a las personas… caray.

alfonsodiazordaz@gmail.com

7 de abril de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.