Comparte con tus amigos

Desapareció el Día del Presidente, pero también, él Congreso se volvió invisible. Hay avances pero los retrocesos no cesan de generar turbulencias parlamentarias.
Los diputados aciertan en abrir el juego de la designación de la Mesa Directiva pero la falta de una cultura parlamentaria y la opacidad los exhiben como faltos de congruencia en la disciplina y lealtad partidaria. El avance se dio al romperse el estigma de exclusión del PRI y el blindaje al Presidente de la República de posibles acciones de inconstitucionalidad. Se usan recursos novedosos de negociación interpartidista.
La LXIV Legislatura se muestra receptiva a cambios y modificaciones en el cumplimiento de su función orgánica. Se permite una libertad de militancia que anteriormente era extremadamente ciega sin que se perciba sus luces, porque no llegan a formarse votos de conciencia o de particular razón
El Presidente alude a la ausencia del Presidente de la Corte y del Fiscal como la “arrogancia de ser libres”. El Informe presidencial ha perdido su trascendencia como una comunión de logros y empeños por realizar a favor de la nación, quedan pocos interesados en la apertura del Congreso.
La vida activa del Congreso marcó un cambio significativo, el PRI dejo de ser estigmatizado al votar a la diputada Dulce María Sauri como Presidente de la Mesa Directiva. La calificación denostada de cambio de lealtades o falta de disciplina de los “chapulines” son muestras claras de movilidad o libertad de filiación.
se descalifica las transferencia de los legisladores para integrar las fracciones de su preferencia o de su interés, efectivamente ejercen otra libertad cogenita a su representación, sin ser debidamente apreciada.

EL DEBATE DE LA CRISIS
El martes venidero, 8 de Agosto, el Congreso vuelve a convertirse en el centro de atención pública, el Secretario de Hacienda , Arturo Herrera , entregará el Presupuesto Federal para el ejercicio de 2021, se trata de los recursos disponibles para cubrir los gastos que demanda la triple crisis más profunda desde 1932:
a). El flagelo de la narco violencia,
b). El mayor contagio de pandemia de un siglo, así como,
c) Los efectos regresivos de la pandemia que ha cobrado en el mercado nacional y las exportaciones hasta frenar.
Para paliar y orientar su conducción los recursos son insuficientes, con el agravante de mantener inflexibles la prioridad de obras públicas de largo plazo frente a necesidades de inmediata atención.
De siempre, los recursos no alcanzan, ahora más aún. Para obtenerlos se requiere ampliar la base de contribución o aplicar una reforma fiscal con mayores gravámenes: aumentar la carga tributaria. También hay inflexibilidad de modificar la estructura fiscal para pasar del 13 por ciento del PIB recaudado a niveles superiores que permitan fortalecer el gasto de atención a las emergencias sociales.
Se elogia la política del pasado de los Estados Unidos, el Presidente FD Roosevelt superó el crack financiero de 1932 enmarcado en el desempleo general por falta de consumo a pesar de los inventarios saturados. Se trataba en parte de una crisis de sub consumo.
, Ahora nuestro país se encuentra en el subempleo con déficit de producción desde la alimentaria hasta en el orden de bienes de consumo duraderos. Los efectos pueden llegar a ser de elevada especulación y franco estancamiento- Una situación distinta.
El Presidente AMLO se comprometió en 9 meses crear dos millones de empleos, un verdadero reto por demostrar. Lo cierto es que el gasto público se aplica al consumo preferentemente, falta el efecto multiplicador de la inversión en creación de empleos duraderos y debidamente remunerados.
Impera la incertidumbre.

Por: Antonio Tenorio Adame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.