Comparte con tus amigos

A LO LARGO DE LA HISTORIA MUCHOS CONSIDERARON QUE EL SEXO ERA ALGO PECAMINOSO, SUCIO, DE LO QUE NO SE DEBÍA HABLAR EN VOZ ALTA, NI MUCHO MENOS GOZAR… TODAVÍA HOY, MUCHOS PIENSAN QUE LA POLÍTICA ES ALGO TURBIO, CORROMPIDO Y DESPRECIABLE DE LO QUE HAY QUE MANTENERSE ALEJADOS… A AMBOS CONCEPTOS SE LES HA PLANTEADO COMO SINÓNIMOS DE DESHONESTO, DE INDECENTE… QUÉ POCO SABEN DE LA VIDA Y DE LO HUMANO QUIENES ASÍ LOS CALIFICAN…

El sexo y la política tienen muchas semejanzas. Para empezar, no son una opción… son ineludibles y hay que asumirles y esto puede hacerse de muy diversas maneras -pero de alguna hay que vivirles- El sexo no es algo que se tiene, es algo que se es… la política no es algo ajeno, es algo que nos envuelve irremisiblemente…

La vida es lucha y toda lucha es una lucha por poder… y sólo el equilibrio de El Poder -y no su concentración- nos abre los causes a la realización plena. El éxito en la vida depende de alcanzar la realización vocacional y la satisfacción sexual de la persona… El éxito de los pueblos depende de su equilibrio político en cada circunstancia…

En la política como en el sexo puede actuarse por pasión, por interés y/o por amor… de forma precipitada o calculada; ingenua; perversa o inteligentemente… En el sexo y en la política se deben tener muy claros los objetivos y considerados los riesgos…  En ambos es la conversación el eje de la relación, y hay que comenzar por conversar con uno mismo. En el uno y en la otra subyacen sentimientos y apetitos difíciles de encausar -lo vemos en las mañaneras- los dos son capaces de liberar cantidades inimaginables de energía que puede ser empleada para bien o para mal…

Quienes abordan al sexo con la ilusión del amor idílico suelen encontrar una complicada realidad. Quienes incursionan en la política con la fantasía de la sociedad perfecta, surcan mares de mitos y prejuicios… lo estamos sufriendo…

Quien enfrenta al sexo o a la política asumiéndose inocente e inmaculado… SALE VIOLADO…

El sexo y la política idealizados llevan al desenlace de que el poder y los amores son como los imperios… Cuando cede la idea en la que se sostienen, perecen…

En el sexo y en la política la falsa modestia no cabe como presunta virtud, pues ambos por su naturaleza exigen manifestar la plenitud del ser… Un alma y un cuerpo capaces de grandes cosas de las que se puedan gloriar… Hacerse valer como persona es la base del éxito tanto en la política como en el sexo…

En ambas el único límite para el propio orgullo es la posibilidad de herir a otro orgullo. En ninguno se debe vedar lo excepcional, pues es ahí donde está lo mejor de lo humano… Las grandes pasiones son para las almas grandes… Los grandes acontecimientos solo pueden ser comprendidos y encausados por quienes se hallan a su altura…  

Sexo y política se desarrollan en torno a simbolismos, a significados, a señales, a gestos… En una sola palabra, exigen SUTILEZA para comunicar conceptos muy profundos sin que importe que tan letrado sea el receptor… Una caricia cimbra lo mismo a una campesina que a una princesa…

Su ejercicio no puede fincarse en un deber ser que se señale desde determinada óptica… Sexo y política exigen paso a paso la interpretación de los hechos y las reacciones, valorar las cosas según nos afectan y resolver cada situación con la mayor creatividad… No debes suponer que la otra parte está obligada a hacer o a recibir lo que tú asumes como “lo más natural” porque en el sexo y en la política lo más natural surge y perece a cada instante…

Podemos pasar años sin vivir en lo absoluto y de pronto toda nuestra vida se concentra en un instante… porque en ambos, el momento elegido por el azar vale siempre más que el momento elegido por nosotros mismos…

EN EL SEXO Y EN LA POLÍTICA LOS RESULTADOS NO ESTÁN EN FUNCIÓN DE LA ABUNDANCIA O ESCASEZ DE RECURSOS… LO MEJOR SURGE DE LA IMAGINACIÓN,  DE LA CAPACIDAD DE GENERAR RESPUESTAS ADECUADAS EN CADA MOMENTO Y CIRCUNSTANCIA.

Por: Luis Paredes M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.