Comparte con tus amigos

EN EL SEXO Y EN LA POLÍTICA… LAS RELACIONES ENTRE LAS PARTES SON TAN IMPORTANTES COMO LAS PARTES…

Tejer relaciones es un arte… En el sexo, enloquecedor, palpitante, delirante … En la política interesante, estimulante, emocionante, apasionante… En el sexo y en la política las partes son concretas… pero el éxito o el fracaso están en función de sus relaciones, que -etéreas- actúan poderosamente sobre aquellas…

En la política el todo es más que las partes y en el sexo las partes son todo, pero en ambos, cada relación es diferente y nutre una fortaleza o una debilidad en cada parte… Las actitudes que vemos y escuchamos en las tempraneras han ido debilitando al predicador que ha satanizado a muy diferentes núcleos de la comunidad nacional (mujeres, médicos, ingenieros, arquitectos y muchos etcéteras)

Comprender todo lo anterior puede dar experiencias sexuales inusitadas, porque actuar igual con diferentes puede resultar desastroso -pues lo que agrada a una puede molestar a otras partes- en tanto que en la política es vital asumir el todo como ineludible, pues si puede haber sexo en solitario, a los escenarios políticos siempre acuden muy diversas partes -algunas fuera de reparto- que pueden exigir insólitas respuestas… Pretender soslayar a las otras partes puede colapsar a un proyecto político, aunque en su guerra santa el predicador matutino crea tener al cielo de su parte…

¡Ya se está viendo…!!!

No es bueno en el sexo ni en la política una relación en la que una parte se sienta relegada o con un trato superficial… En el sexo lo satisfactorio es el contacto a fondo -ya físico, intelectual o espiritual- y si este no se da… ¿para qué seguirle…???   Y en la política, si bien no hay relación perfecta, cabe la analogía con un río, que cuando más profundo menos ruido hace, en cambio cuando es estridente hay poca profundidad y muchos escollos que enfurecen al cauce pudiendo romper frágiles relaciones…

¡Algo así barrunta sobre nuestro México…!!!

Sin comunicación no hay relación. Sin respeto no hay empatía. Sin confianza no hay razón para continuar… En cualquier relación seria, si no se considera la opinión de la(s) otra(s) parte(s) antes de tomar decisiones, pronto colapsará esa tenue relación… Las mañaneras no son un ejercicio de comunicación… son monólogos agresivos que han ido generando cada vez mayor desconfianza… las sentencias de un desquiciado provocan que un gran número de mexicanos vieran muy bien que este régimen terminase ya…

En el sexo y en la política, fijarse y señalar cualquier falla o defecto -real o supuesto- en la otra parte, erosiona la relación y acusa afán por disimular las propias anomalías…  no puede haber relaciones fructíferas a menos que haya tolerancia, a menos que haya lealtad y sobre todo compromiso entre las partes… La falta de respeto es fatal para una relación que si además causa dolor o indignación a alguna de las partes, no puede durar mucho tiempo y luego de un aciago trayecto puede terminar fatalmente…

¡Así vamos…!!!

El rencor y los resentimientos jamás permiten relaciones estables… Los que siempre están sobre lo mismo son los que no llegan a ninguna parte, porque luchan contra la otra parte sin atender al parte informativo de quienes sí entienden la circunstancia de hoy y que configura al mundo de un mañana que pandémicamente ya nos llegó… y mucha parte de la realidad se está imponiendo.

¡Recorre estados y municipios, va hasta D.C. … pero no descubre nada en ninguna parte…!  Estar aquí, no es sino una manera de no estar en otra parte… ¡Vive delirando! ¡Fabrica engaños!

Y si lo que decimos se convierte en parte de nosotros mismos y afecta profundamente a nuestras relaciones, el predicador mañanero es ya un insulto que ha roto relaciones vitales para la marcha del Estado… Y cuando una parte del todo cae, la que queda no está seguro… Y han caído la confianza y el respeto…

El sexo y la política están llenos de energía y potencia, y con ello se pueden lograr maravillas, pero la ineptitud y la necedad frustran al sexo y dan al traste en la política

TODO EN EL SEXO Y EN LA POLÍTICA SE RESUME EN ESTO: ARMONIZAR CON LA OTRA PARTE. No importa si se finge correr detrás de la sabiduría, del placer, del dinero o del poder…   CUALQUIER COSA QUE SE CONSIGA VA A ESTAR INCOMPLETA SI -AL MISMO TIEMPO- NO SE CONSIGUE ARMONIZAR CON LA OTRA PARTE.

Diccionario RAE

PARTE Del lat. pars, partis.

1. f. Porción de un todo.2. f. Cantidad o porción especial o determinada de un compuesto.3. f. Porción que le corresponde a alguien en cualquier reparto o distribución.4. f. sitio (‖ lugar).

5. f. Cada una de las divisiones principales que suele haber en una obra científica, literariao musical.6. f. En ciertos géneros literarios, obra entera, pero relacionada con otra u otras que también se llaman partes; p.ej., una trilogía.7. f. Cada uno de los ejércitos, facciones, sectas, banderías, etc., que se oponen, luchan ocontienden.8. f. Cada una de las personas que contratan entre sí o que tienen participación o interésen un mismo negocio.9. f. Cada una de las personas o de los grupos de ellas que contienden, discuten odialogan.10. f. Lado a que alguien se inclina o se opone en cuestión, riña o pendencia.11. f. papel (‖ parte de una obra que representa un actor).12. f. Der. Persona o entidad que litiga en un pleito.13. f. desus. palabra (‖ representación gráfica).14. f. pl. eufem. genitales. U. m. con posesivo 15. f.pl. desus. Cualidades y dotes naturales que adornan a una persona.16. m. Escrito, ordinariamente breve, que por cualquier medio se envía a alguien paracomunicarle algo.17. m. Comunicación de cualquier clase transmitida por telégrafo, teléfono, radiotelevisión, etc. Parte de guerra. Parte meteorológico.18. m. Correo que se establecía cuando el soberano estaba fuera de su corte.19. m. Despacho o documento con instrucciones que se entregaba a los correos de posta.20. m. coloq. Chisme que se va a contar enseguida a la persona afectada. Lleva el parte. 21. m. coloq. Esp. p. us. diario hablado. 22. adv. desus. Era u. para distribuir los miembros de una oración.

Por: Luis Paredes M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.