Comparte con tus amigos

El Club Puebla por historia lamentablemente ha acogido a jugadores que en algún momento importante de su carrera brillaron pero que con el paso del tiempo y por diferentes circunstancias lo han dejado de hacer o se perdieron en divisiones inferiores. Tales son los casos de Néstor Vidrio, Carlos Gerardo Rodríguez y de Jesús Zavala que hoy llegan como “refuerzos” a esta institución, pero como diría mi buen amigo Luis Velasco en Tifosis, vienen porque no tienen cabida en ningún otro equipo de primera división y ni en sueños hubieran venido en sus mejores momentos y ese es el gran problema que duele ver al equipo de la angelópolis convertido en un cementerio o levanta muertos.

Si nos remontamos a temporadas pasadas estos procesos han funcionado, pero sólo en determinadas ocasiones me cuentan que cuando el Puebla fue campeón por segunda ocasión muchos de sus futbolistas ya estaban con un pie en el retiro o simplemente ya no tenían el fuelle que llegaron a tener, pero Manuel Lapuente tuvo la inteligencia y motivación para que dieran su segundo aire y pudieran alcanza el campeonato.

La fórmula de traer jugadores “quemados” también le funcionó a José Luis Sánchez Solá “Chelis” cuando subió a primera división hizo que Dulio Davino tomara un segundo aire y fuera el capitán y líder del equipo llegando hasta la liguilla o el mismo Cuauhtemoc Blanco que logró una Copa con el Puebla con casi 40 años de edad. Son contados los veteranos que han venido a aportar a este equipo y una larga lista de lo que han venido y sólo han cobrado sin que pase nada con ellos.

Matías Alustiza regresa por tercera ocasión al Puebla siendo el único lugar donde ha podido ser protagonista se espera que este regreso haga cosas buenas para llevar al equipo por lo menos a una liguilla, pero si hay que tener en cuenta que no será el gran salvador del equipo eso le corresponde a otros extranjeros como Cavallani y Chumacero. Aún se habla también de Angel Reyna aquel jugador brillante que jugará con América, San Luis, y Chivas pero que en el argot futbolístico se le conoce como los pleititos está a punto de recalar en el Puebla teniendo la esperanza los directivos de que vuelva a brillar, yo digo que sólo vendrá a destruir en lugar de construir.

Espero que esta directiva con sus nuevos dueños cambien la manera de pensar de años de traer figuras pero ya en sus últimos momentos, que se busquen jugadores en su mejor momento no necesariamente de esta liga de México sino de fuera como en centroamérica o en Sudamérica, o ya de plano confíen en la cantera que se tiene, los de la sub 20 han llegado a liguilla año con año y piden a gritos una oportunidad, ahí está el casi de Luis Loroña que ha sido la gran revelación y que este es su año para consolidar.

Si estos refuerzos tienen su segundo aire no cabe duda que el Puebla estará en liguilla, pero sino volveremos a este tema y a la misma pregunta ¿Por qué el Puebla siempre trae lo mismo y no cambia?

 

Por: Guillermo Lemus Legaspí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.