Comparte con tus amigos

La condena es mundial por el artero crimen de los jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, y del guía de turistas Pedro Palma, el lunes pasado en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, en el Estado de Chihuahua, ejecutado por –“El Chueco”- José Noriel Portillo, integrante del cártel Sinaloa y jefe de plaza en la Sierra Tarahumara.



Con este hecho sangriento, la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador suma 7 crímenes de sacerdotes.
Veamos el desglose:
Agosto-2019José Martín Guzmán Vega, de la Diócesis de Matamoros, Tamaulipas.
Agosto-2021, José Guadalupe Popoca Soto, Diócesis de Cuernavaca, Morelos.
Marzo-2021Gumersindo Cortés González, Diócesis de Celaya, Guanajuato.
Junio-2021, Fray Juan Antonio Orozco Alvarado, Prelatura del Nayar.
Mayo-2022José Guadalupe Rivas Saldaña, Arquidiócesis de Tijuana, Baja California.
Junio-2022, Javier Campos Morales, Diócesis Tarahumara, Chihuahua.
Junio-2022Joaquín César Mora Salazar, Diócesis Tarahumara, Chihuahua.

Lo que llevó al puntual señalamiento del Papa Francisco:
… “Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en #México, anteayer, de dos religiosos jesuitas y un laico.
“¡Cuántos asesinatos en México!
“La violencia no resuelve los problemas, sino que solo aumenta los sufrimientos innecesarios”.
Y el enérgico posicionamiento del Provincial de la Compañía de Jesús en México, Luis Gerardo Moro Salazar:
“El asesinato de los sacerdotes jesuitas es reflejo de lo que sucede en el país en cuanto a la violencia generalizada por el crimen organizado”.
Advierte, que “los jesuitas no van a callar ante la realidad que lacera a la sociedad”.
Y exige justicia para los jesuitas asesinados, pero es “la misma que deberíamos estar exigiendo en muchos otros casos”.
Y demanda la recuperación de los cuerpos de los sacerdotes que fueron sustraídos por los criminales, igual que las familias que reclaman saber dónde están sus seres queridos.



VAN 60 CURAS ASESINADOS DE
SALINAS A LÓPEZ OBRADOR

En los últimos 30 años han sido asesinados más de 60 sacerdotes en el país, de acuerdo a información del Centro Católico Multimedial, que a través de su director, padre Omar Sotelo, subrayó:
“Detrás de los crímenes de los clérigos podemos encontrar signos de que el crimen organizado está detrás de ello”.
Y soltó las estadísticas.

Sexenio de Carlos Salinas de Gortari… asesinados 4 religiosos, entre ellos el del Cardenal de Guadalajara, Juan Jesús Posadas Ocampo.
Sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León… 3 asesinados.
Sexenio de Vicente Fox Quezada… 5 asesinados.
Sexenio de Felipe Calderón Hinojosa… 17 asesinados.
Sexenio de Enrique Peña Nieto… 24 asesinados.
A tres años y medio de administración de Andrés Manuel López Obrador… van 7 sacerdotes asesinados.

HIJO DE AMLO DEMANDA
LIBERTAD DE ASSANGE

Y mientras la ola bestial de fusilamientos y asesinatos no cesan en la República Mexicana, el primogénito de López Obrador, José Ramón López Obrador el pasado sábado, a través de redes sociales, se pronunció “a favor de la libertad de Julian Assage”, después de que fue autorizada su extradición a Estados Unidos”.
El fundador de WikiLeaks es acusado de espionaje y por publicar información confidencial.
Tres días después, en la mañanera del mandatario nacional, sin reforzar, reforzó el apunte de su vástago, al citar que durante la visita que hará el próximo mes a la Casa Blanca “solicitará al Presidente Joe Biden… “la liberación de Julian Assange ante la “decepcionante” decisión de la justicia británica de aprobar su extradición”.
“Es el mejor periodista de nuestros tiempos, quien difundió los excesos intervencionistas estadunidenses; se debe apelar a la libertad de expresión.
“Y aunque asumió que hay núcleos duros que se opondrán, es viable y México le abre las puertas a Assange”.
Plausible que el Presidente López Obrador abogue por Assange y le “abra las puertas de México”.
Pero, las y los mexicanos lo pondrían “en un altar” –y sería San Andrés Manuel– si contuviera el baño de sangre que se tiene en el territorio nacional.
La condena no solo es de El Vaticano –el Papa Francisco es jesuita-, ni de la comunidad jesuita, alberga a 14 mil 439 jesuitas en todo el mundo, sino de todas las órdenes religiosas y de sus respectivas feligresías.
¿Qué nos falta por ver?
¿Por qué López Obrador se aferra en sostener a la periodista Rosa Icela Rodríguez en la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Gobierno Federal?
¿Continuará con su política de abrazos y no balazos?
Por cierto, ¿quién protege a Ovidio Guzmán -hijo de El Chapo Guzmán-, jefe del Cártel Sinaloa?
Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.