Comparte con tus amigos

RUMOR SIN FRONTERAS:

La caída de Claudia Rivera Vivanco fue una derrota largamente anunciada, a través de encuestas nacionales y locales, desde septiembre del año pasado y ratificadas entre enero-marzo de este 2021, donde fue calificada como la “peor alcaldesa de las 100 principales ciudades del País –Mitofsky y Gabinete de Comunicación Estratégica-

Y la de MásData donde de cada 100 poblanos… 80 rechazaban su reelección a la Presidencia Municipal de Puebla.

Pese al panorama desalentador, crítico y negro que auguraba una derrota, el Comité Ejecutivo Nacional de MORENA se cerró y empecinó en darle la candidatura.

Lo que derivó en la pérdida de la capital.

Así, el Movimiento de Regeneración Nacional tuvo el gusto efímero de mandatar Puebla Capital únicamente tres años.

Y ya.

No dio para más.

Y quienes cargan y cargarán con el estrepitoso fracaso de haber impuesto a Rivera Vivanco son cuatro integrantes del CEN de MORENA.

Un hombre y tres mujeres.

Mario Delgado Carillo, dirigente nacional.

Citlalli Hernández, secretaria general.

Bertha Luján, presidenta de la Comisión Política.

Eloísa Vivanco Esquide, presidenta Comisión de Honor y Justicia.

Él y ellas.

Ellas y él, son quienes cerraron filas en torno a Claudia y no dejaron pasar a Gabriel Biestro Medinilla.

Se engañaron o auto-engañaron.

Lo cierto que MORENA ya no gobernará la ciudad ni la zona conurbada a partir del venidero 15 de octubre, cuando tomen posesión los nuevos alcaldes que triunfaron con la Alianza Va por Puebla.

CLAUDIA RIVERA GANA EN 2018 CON 305 MIL VOTOS Y PIERDE EN 2021 CON 177 MIL SUFRAGIOS

La euforia, el jolgorio, la fiesta y fuegos artificiales del triunfo de MORENA en la ciudad de Puebla y zona conurbada en 2018, gracias al boom de López Obrador, las llevó a perderse al sentirse “Dios en el Poder”.

La soberbia conjugada con la inexperiencia en la administración pública, más la suma de equipos igual de inexpertos, pero que eran sus amigos, llevó a gobiernos perdidos, sin obras, sin programas, sin acciones contundentes de beneficio a sus gobernados.

Aunado que la familia entró a la nómina municipal.

Factores que sumaron y anticiparon una derrota.

El comparativo de votos obtenidos en 2018 y 2021 lo reflejan con claridad y precisión.

Son cifras que no llevan filias ni fobias.

Ni están basadas en campañas negras.

Veamos.

Claudia Rivera Vivanco en los comicios de 2018 gana la Presidencia Municipal con 305 mil 896 votos.

Y en la elección del pasado domingo 6 de junio, Claudia pierde la alcaldía con 177 mil 471 sufragios.

O sea, en menos de tres años de administración perdió el voto de 128 mil 425 poblanas y poblanos.

Acaso, Mario Delgado y la trilogía Bertha-Citlalli-Eloísa ¿no vieron ni leyeron que Claudia no obtendría el refrendo electoral?

¿Ceguera utilizada de escudo para frenar e impedir la nominación de Gabriel Biestro, “delfín” barbosista?

En el pecado cargan –y cargarán- pesada penitencia política-electoral.

EDUARDO RIVERA PERDIÓ EN 2018 CON 230 MIL 772 VOTOS, GANA EN 2021 CON 295 MIL 115

En el mitin del triunfo del domingo por la noche en El Paseo Bravo, Eduardo Rivera Pérez no cayó en la soberbia que da la victoria.

Al contrario, dejó en claro que la derrota deja una lección de vida y con humildad se debe reconocer.

Levantarse y seguir adelante.

Él lo hizo.

Aceptó el reto de volver a contender contra Claudia Rivera que le había ganado la alcaldía hace tres años.

En julio de 2018, Rivera Pérez obtuvo 230 mil 772 votos.

Y en junio de 2021, logró 295 mil 115 sufragios.

Así, el pasado domingo, Rivera Pérez derrotó a Rivera Vivanco con una diferencia de 117 mil 644 votos.

¿Qué sigue para Eduardo Rivera Pérez?

-Porque-, el 2024 está a la vuelta de la esquina.

Al tiempo.

Por: Gerardo Pérez García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *