Comparte con tus amigos

Dos casos cuyo fondo es el mismo… los cárteles del crimen organizado se empotraron

en los municipios de Quecholac y Temacachalco  –El Triángulo Rojo- desde 2014,  a la fecha,  y ni el  Ejército Mexicano,  la Marina,  Guardia Nacional,  mucho menos agentes ministeriales y municipales, han podido extirpar a las bandas del huachicol.

El  3 de mayo de  2017  se dio  enfrentamiento  de elementos de la Policía Militar con pobladores de Palmarito Tochapa,  junta  auxiliar del municipio de  Quecholac,  donde murieron  10  personas:  6  civiles  –entre  ellos  una mujer  y un  menor de edad-  y  4 militares.

Casualmente, Palmarito tenía instaladas cámaras de video en zonas estratégicas de la junta y al sucederse los lamentables hechos, subieron a redes e hicieron llegar a medios videos donde militares abaten a uno de las 6 personas caídas.

Más  no  así  de  los  integrantes  de  la banda  del  huachicol  y de la emboscada que

tendieron a los militares.

El Presidente Municipal de Quecholac era Néstor Camarillo Medina,  de la camada de ediles  afortunados  de  cuatro  años  y  ocho  meses de gestión,  gracias a la reforma constitucional del –entonces- gobernador Rafael Moreno Valle.

Pese  a los  señalamientos  de su omisión  –y presunta colisión-  con  las bandas  de huachicoleros, pues en su gobierno municipal se disparó la extracción de gasolina de

los ductos de PEMEX, Néstor Camarillo hoy es dirigente estatal del PRI y diputado local.

Además, dejó una serie de inconsistencias administrativas de los recursos que manejó, pero la Auditoría Superior del Estado, al parecer, decidió “archivar el expediente”.

Y don Néstor, no sólo es integrante del Congreso del Estado, sino también –Alito y/o Amlito-, Alejandro Moreno, líder nacional del tricolor, decidió que fuera reelecto para un segundo periodo al frente del Revolucionario Institucional en Puebla, 2021-2024.

CUATRO AÑOS DESPUÉS… DETONA CASO TECAMACHALCO

El pasado fin de semana -cuatro años después del caso Palmarito- tocó a Tecamachalco vivir otra balacera, pero ésta fue entre policías municipales en contra de cuatro elementos de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Alta Incidencia –FEIDAI-, adscrita a la Fiscalía General del Estado que preside Gilberto Higuera Bernal.

En pleno corazón del zócalo de Tecamachalco fueron acribillados tres agentes ministeriales y uno logró sobrevivir.

Las notas en la prensa nacional y local, como en radio, televisión y redes, han circulado de manera persistente desde el sábado.

En 2017 el Estado era gobernado por el neo-panista José Antonio Gali Fayad y en el Ayuntamiento de Quecholac despachaba el priista Néstor Camarillo.

En 2021 la entidad es mandatada por el morenista Migue Barbosa Huerta y Tecamachalco por el también moreno Ignacio Mier Bañuelos.

Gali Fayad optó por dejar asunto en manos del Gobierno Federal y no fomentó la carnicería mediática contra Camarillo Medina.

Barbosa Huerta declaró:

… “Los emboscaron. No hubo piedad”.

… “Rechaza confusión”.

… “Por lo que se ha avanzado y dado a conocer de la investigación, se trató de una ejecución”.

Gilberto Higuera, el Fiscal en Puebla, apuntó:

… “Los tres tienen disparos en su cabeza. Es evidente que hubo una posición de tiro específico. Nuestro personal en ningún momento disparó”.

El alcalde Mier Bañuelos espetó:

… “En cumplimiento de su deber, los municipales incurrieron en esta confusión, por no seguir los protocolos”.

Sin olvidar:

Hasta el 10 de septiembre de 2018 Víctor Carrancá Bourget despachó en la Fiscalía General del Estado y al siguiente día –El “Fiscal Carnal”- Gilberto Higuera Bernal quedó como encargado del Despacho durante 16 meses, pues hasta el 26 de febrero de 2020, a propuesta del Gobierno del Estado, con 38 votos a favor, el Congreso lo designó titular de la FGE por un periodo de 7 años.

Por cierto, Víctor Carrancá es oriundo de la Ciudad de México y Gilberto Higuera de Sinaloa.

Cita que se engarza con el hecho de que el Fiscal conoce –o debiera conocer- el perfil e historial de Alejandro Santizo Méndez, Secretario de Seguridad Ciudadana del Municipio de Tecamachalco, detenido y puesto a disposición del juez por el asesinato de tres ministeriales.

Alejandro Santizo fue titular de Seguridad Pública de la ciudad de Puebla con los alcaldes Gali Fayad y Luis Banck Serratos.

Amén que pertenece al grupo de Facundo Rosas Rosas, a quien el mandatario Rafael Moreno Valle designó Secretario de Seguridad Pública del Estado.

Por lo anterior, vale la interrogante:

¿Barbosa tendrá elementos para truncar la aspiración de Ignacio Mier Velasco de buscar candidatura al gobierno en 2024 por el hecho de ser padre del edil de Tecamachalco?

¿Por qué hasta hoy no ha sido llamado a cuentas Inés Saturnino, ex alcalde Tecamachalco?

¿Por qué hasta hoy el ex edil de Quecholac, Néstor Camarillo, no ha sido investigado, menos requerido, por la autoridad por el caso Palmarito en 2017?

¿Será porque a mis amigos justicia y gracia y a mis enemigos justicia a secas?

Más no debe ignorarse:

Con la vara que midas… serás medido.

Al tiempo.

Por: Gerardo Pérez García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *