Comparte con tus amigos

RUMOR SIN FRONTERAS

Jugó, apostó y ganó en la campaña por la gubernatura de Tlaxcala.

Y eso es lo que tiene peso, valor y significado político para el jalisciense Diego Corona Cremean , que está avecindado en Puebla desde 2011, donde –se dice- logró amasar una fortuna de mil millones de pesos durante su paso como titular del CAPCEE y de la Secretaría de Infraestructura durante el gobierno de Rafael Moreno Valle.

Tiene casa de Descanso en Cancún. Rancho y una clínica de atención a las adicciones en Xicotepec. Además, tres residencias en Puebla y una en Guadalajara.

Y emigrará a Tlaxcala en enero de 2022.

Resulta que su “lámpara de Aladino” le dijo que buscara a la candidata de Morena al gobierno de Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros para otorgarle su apoyo y sumarle grupo importante de constructores.

-Trascendió- que la “charola fue generosa con la mano aportante de empresarios de Puebla y Jalisco, que coordinó Diego Corona.

Amarre que se dio con Lorena Cuéllar en la Ciudad de México a principios de diciembre del año pasado.

El pacto se selló en una casona de Polanco en la Ciudad de México…

Gana Lorena y Diego será el secretario de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda –Secoduvi- del Gobierno de Tlaxcala.  

Y Lorena Cuéllar tomará posesión del Palacio de Gobierno en enero de 2022.

Y, por ende, Diego Corona festina su arribo a SECODUVI.

Dicen que conquistará Tlaxcala.

-Pues-, si conquistó Puebla, claro que lo hará en Tlaxcala.

SABRÁ LORENA QUE DIEGO TIENE CARPETA DE INVESTIGACIÓN EN PUEBLA

Lo anterior deja abierta la interrogante, que recorre y traspasa las fronteras poblanas-tlaxcaltecas.

¿Por qué?

Porque tal parece que poco o casi nada importa su pasado morenovallista.

Tampoco tiene interés que su “padrino” y “protector” Luis Maldonado Venegas haya fallecido.

Mucho menos interesa que tenga abiertas Carpetas de Investigación en la Fiscalía General del Estado por “desvío millonario de recursos del erario gubernamental de Puebla.

Cuestionamientos que aterrizan en cancha lorenista.

Veamos.

¿Sabrá Lorena Cuéllar que Daniel Gámez Murillo, secretario de Infraestructura del Gobierno de Puebla, presentó demandas ante la Fiscalía General del Estado por obras fantasmas en CAPCEE que superan los 175 millones de pesos?

¿Habrán informado a virtual gobernadora que la Auditoría Superior del Estado de Puebla anunció que “investiga los movimientos financieros llevados a cabo en administraciones pasadas, entre el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos –CAPCEE- y proveedores con sospechas de operaciones simuladas”?

¿Le informaron que Diego Corona Cremean y Jorge Benito Cruz Bermúdez, ex directores del CAPCEE, son investigados por desvíos de recursos que superan los 430 millones de pesos?

¿Y que don Diego en cuatro años -2012 a 2015- al frente del organismo constructor de espacios educativos ejerció 2 mil 108 millones de pesos que no fueron aprobados por la Ley de Egresos?

¿Conocerá que Diego Corona y Jorge Cruz Bermúdez son paisanos y “ahijados” de Luis Maldonado Y Moreno Valle?

¿Y que Cruz Bermúdez “renunció” al cargo de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia, que tiene orden de aprehensión y se encuentra prófugo?

Son preguntas.

Preguntas obligadas y necesarias que deberá hacerse quien mandatará Tlaxcala de 2022 al 2028.

Porque deberá prever:

¿Diego Corona Cremean, despachando en la Secretaría de Obras Públicas de Tlaxcala y es detenido y enviado a prisión?

Hipotético caso, desde luego.

Dado que el señor Corona quizás negoció con el gobierno barbosista.

Y nada pasará.

Tal y como –se supone- lo hizo su amigo, paisano y ex compañero de gabinete morenovallista, Jorge Benito Cruz, quien de la noche a la mañana “desapareció” de Puebla al liberarse orden de aprehensión.

Nadie lo vio.

Nadie sabe nada cuándo salió de Puebla.

Como “fantasma”… desapareció.

¿Sucederá con Diego Corona?

Al tiempo.

Por: Gerardo Pérez García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *