UNA DUCHA DE AGUA FRÍA TODOS LOS DÍAS

Aunque usted no lo crea, el bañarse todos los días con agua fría es una buena costumbre que fortalece
nuestro organismo, llenándolo de energía y vitalidad.
Aunque pareciera incongruente, sobre todo en las temporadas invernarles o de bajas temperaturas, el
agua fría, básicamente fortalece nuestro sistema inmunológico, el cual es nuestra defensa ante
enfermedades; así como mejora la circulación.
Por ello, bañarse con agua fría es una de las fuentes de la juventud.
Sus beneficios:
• Estimula totalmente las defensas del organismo y aumenta la producción de glóbulos blancos,
fortaleciendo la resistencia del organismo frente a posibles enfermedades, como el asma, la gripe y los
resfriados.
• Refuerza la actividad intelectual y despierta los cinco sentidos lo que ayuda a desempeñar trabajos y
actividades mentales con mayor eficacia, estar más atentos y perceptivos a lo que sucede a tu alrededor.
Estar más alertas y despejados, debido a que estimula al sistema nervioso.
• Revitaliza y mejora la disposición fisiológica del organismo, es decir, nos ayuda a sentirnos con más
energía.
• Brinda una sensación de bienestar en las piernas, por lo que las sientes más ligeras y descansadas
debido a que las venas se contraen y se reactiva la circulación sanguínea, previniendo la aparición de
várices y celulitis. Por ello es la mejor solución contra un dolor de piernas común.
• Contribuye a tonificar los músculos, pues aumenta y favorece la circulación sanguínea, produciendo
más oxigenación de los músculos, evitando la flacidez de la piel, que cubre las nalgas, el rostro, incluso el
abdomen y los senos en las mujeres.
• Favorece en gran medida la exfoliación facial y corporal.
• La piel se hace más tersa, llevando más sangre y oxígeno a cada poro.
• Ayuda a acelerar el metabolismo y quemar calorías innecesarias por lo que contribuye en la lucha de
muchas personas a bajar de peso o adelgazar, combinado con el ejercicio esculpe perfectamente la
figura.
• Favorece mucho la limpieza cuero cabelludo. Previene la calvicie ya que estimula el cuero cabelludo y
todos sus vasos sanguíneos, excita los capilares revigorizando y fortaleciendo la capa superior del tejido.
• Controla el pulso y mejora la respiración.
• Retarda el proceso de descalcificación de los huesos.
• Favorece la flexibilidad.
• Ayuda a combatir dolores de cabeza.
• Favorece las vías respiratorias y la descongestión nasal.
Por el contrario, bañarse con agua caliente provoca las siguientes reacciones:
• Te da sueño y produce una sensación de somnolencia.
• Te da flojera
• Se dilatan las venas de tu cuerpo, especialmente de las piernas, lo que es muy malo para cuando estás
cansado y es muy negativo para las personas con varices.

“Asesoría Emocional; Terapia Transpersonal. Y mucho más” Citas 2224 116351 / tusenderolaluz@gmail.com

Acompañamiento Holístico
• Su uso prolongado sobre estimula y deshidrata la piel y puede llegar a perjudicar algunos capilares
sanguíneos.
• Le quita brillo, tersidad, suavidad, hace el cabello más reseco y favorece el hongo de la caspa. Así que si
quieres un cabello sano, suave y manejable lo peor que puedes hacer es bañarte con agua caliente.
• Puede agravar dolores de cabeza.
• Su uso prolongado causa flacidez.
El cuerpo trata de absorber frío del ambiente para equilibrar la temperatura alta en la superficie del
cuerpo, esto causa sensación de frío al salir.

Por: Juan De Dios Flores Arechiga.