Se cambió la historia, Jugamos como Nunca y Ganamos…

El día del padre (17 de junio de 2018) se cambió la historia del futbol mexicano y es que la selección nacional le ganó a su similar de Alemania por un gol con lo que se rompió la maldición de no poderle ganar a los teutones en ninguna competición oficial en la historia de nuestro bello deporte.

Juan Carlos Osorio, el técnico nacional que hace dos semanas era el enemigo número uno del futbol mexicano y que todos incluyendo a este servidor pedíamos su cabeza antes de iniciar el mundial por el tema de las rotaciones y los cambios de posición en los jugadores en el juego más importante de su era nos calló la boca a todos con su planteamiento de paciencia, recuperación y desdoble a velocidad para hacer daño a una Alemania sistemática provocando equivocaciones y desesperación de la estrategia utilizada por el colombiano. En lo personal me dio gustó tragarme mis palabras y poder festejar esta alegría que durará fácil otros cuatro años.

Desde la alineación había dudas sobre todo con Gallardo y Salcedo por las laterales ya que no es la posición natural de ninguno de los dos, con Layún como volante por derecha y con Ayala porque no es un central recurrente de la era Osorio. Pues estos cuatro personajes dieron un buen partido creo que también influyó la inteligencia emocional del momento lo permitió concentración en todo momento.

Hector Herrera es un jugadorazo recuperó, pasó, distribuyó, defendió y orquestó grandes ataques de la selección nacional al igual que Guardado que le dieron el futbol y la paciencia al equipo en todo momento. Layún se movió bien por derecha, aunque falló cuatro oportunidades de gol. En el caso de Javier Hernández fue vital en la jugada del gol porque él es quien espera a Lozano pero tuvo una jugada clara en que queda claro que no es conductor sino rematador pero aun así fue el que más se emocionó con este triunfo.

Como explicar que la selección campeona del mundo no veía claro el panorama, jugadores como Ozil, Kroos, Hummels, Boateng, Muller que son personas de experiencia en este tipo de eventos no sabían que es lo que pasaba no se sentían cómodos, fallaban pases, estaban inseguros que locura nunca pensé verlos así y la verdad que bueno que fue contra México.

Irving Lozano no dudo en hacer un pique de más de 30 metros y cuando recibió el pase se dio cuenta que el que lo llegó a marcar era Ozil un jugador de ofensiva por lo que no sería difícil quebrar al centro llevárselo y tirar fuerte y razante para que Neur no pudiera parar el balón en ese momento se provocó un sismo emocional en todo el país de dimensiones inimaginables, este gol será el más recordado no por la técnica sino por la carga emocional que representa.

Por la mañana de este gran día escuchaba a varias personas de más de cuarenta años que les tocó vivir los mundiales nefastos de Inglaterra 66, Argentina 78 y las no participaciones de la selección en España 82 e Italia 90 así como los mundiales subsecuentes con la famosa frase “Jugamos como nunca y perdimos como siempre” que esta hazaña era un triunfo histórico que pensaron nunca vivir que los llevó hasta las mismas lágrimas. Para muchas personas en México este triunfo significó no sólo ganar sino una victoria de una gran dimensión para quitarse la mentalidad negativa que por generaciones hemos tenido y es una justificación al momento de expresar una derrota.

Joaquin Low entrenador de los teutones dijo antes del partido que México sería la selección más fuerte del grupo a la que enfrentarían, y en la conferencia de prensa al final del partido sólo tuvo palabras de elogios para el rival así como para la estrategia planteada por Juan Carlos Osorio.

Algo fundamental que creo que es importante tocar y en lo que yo creo firmemente es en trabajo de Coaching de Manuel Ibarrondo el español fue fundamental para quitarse la mentalidad de haber si se puede y todos los estereotipos negativos que se tenían, de hecho, en una entrevista al finalizar el partido el declaró que México había roto la barrera mental que por años había pasado de generación en generación de que no se puede y ahora se cambia por si se pudo.

Algunos entrenadores siguen sin creer en esto en el coaching y creo que lo deben de considerar porque puedes ser el mejor del mundo (Messi) pero sino estas bien en la parte mental no puedes aportar mucho a tu equipo o selección en este caso.

Bendito Mundial de Rusia 2018 nos diste la mayor alegría importante de lo menos importante.