Comparte con tus amigos

El transitar de Juan Carlos Lastiri Quirós por la política y la administración pública, estatal y federal, está llena de claroscuros, de pasajes que lo llevan a estar desempleado, implorar a López Zavala una oportunidad en el gobierno marinista hasta encumbrarse en la administración de Peña Nieto, vivir en La Vista, poseer hotel boutique-Adventure en Zacatlán, propiedades en Chignahuapan, 44 terrenos en Lomas de Angelópolis, plazas comerciales y hoteles en Cancún, Playa del Carmen y Campeche.

Con el agregado del asalto —noviembre de 2018— a su casa en La Vista, presumiéndose que se llevaron 50 millones de pesos en efectivo, joyas y obras de arte, cuyo atraco no trascendió en virtud de que no presentó denuncia, pues al hacerlo tenía que demostrar la procedencia del dinero.

Y que recientemente se conocieron mayores datos del monto de lo robado a la residencia de Juan Carlos Lastiri, el cual presuntamente ascendió a 100 millones de pesos, al ser capturada la banda de colombianos en Ciudad de México, quienes confesaron su incursión a La Vista a la casa del oriundo de Zacatlán.

El aderezo:

Miércoles 30 de octubre de 2019 fue levantado por un comando en el parque de Zacatlán y liberado tres días después al pagar su familia por su rescate 30 millones de pesos.

Tanto el atraco como el secuestro… no presentó denuncia alguna ante la Fiscalía General del Estado.

Sin olvidar:

Su presunta vinculación en la Estafa Maestra que se dio en Sedesol y Sedatu en la gestión de Rosario Robles Berlanga, donde en las subsecretarías que tuvo a su cargo Lastiri Quirós existe presunto daño al erario federal por dos mil 100 millones de pesos, escribió el periodista Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán de La Jornada de Oriente.

Ayer Juan Carlos no se cansaba de presumir su fraterna amistad con Rosario Robles. Era la invitada especial al rancho de Zacatlán. Ágapes no faltaban en su honor por el anfitrión.

El romance Berlanga-Lastiri duró el sexenio de Enrique Peña Nieto, donde él se convirtió en uno de los principales operadores de ella en Desarrollo Social y Sedatu, hasta que Rosario cayó en desgracia y hoy está en prisión por su presunta participación en la Estafa Maestra.

Y Juan Carlos ni siquiera ha tenido tiempo de visitarla en el reclusorio.

LASTIRI Y SU HISTORIAL DE CORRUPCIÓN

Corría 2007 y Lastiri no encontraba trabajo. Estaba desesperado y recurría a conocidos y amigos. Todos le cerraban la puerta, hasta que el entonces secretario de Gobernación Javier López Zavala lo recibió y tendió la mano para colocarlo en la subsecretaría de Sedeso, pese a que el mandatario Mario Marín no le tenía confianza.

Ya como titular de Desarrollo Social del estado, Lastiri realizó —presunto— desvío de 800 millones de pesos del programa Unidos para Progresar al falsificar firmas y credenciales, publicó periódico Cambio y que retomó portal Central.

En 2011 las circunstancias lo llevan a la dirigencia estatal del PRI y en 2012 vendió candidaturas y encuestas a los aspirantes.

Ya con la candidatura al Senado de la República en fórmula con Blanca Alcalá, lo bajan por la paridad de género —entra Lucero Saldaña—. Se disciplina y arriba a la Secretaría de Gestión del CEN del Revolucionario Institucional, con lo que entra de lleno a la campaña presidencial de Peña Nieto.

Y de ahí al amarre con Rosario Robles.

Para aterrizar en la Subsecretaría de Desarrollo Social y Sedatu con su amiga Robles Berlanga.

La vida cambia para Lastiri y se convierte en hombre de poder, fama y dinero —¿o no es así Vanesa Barahona?—.

Compra casa en La Vista. Con su hermano Luis Roberto Lastiri adquiere 44 lotes en Las Lomas. Construye hotel boutique en Zacatlán. Guarda en su casa 100 millones de pesos. Construye plazas comerciales y hoteles en Playa del Carmen y en Quintana Roo.

Y lo levantan en Zacatlán.

Y su familia paga 30 millones de pesos por su rescate.

Dinero y poder que alcanza su clímax con el terremoto del 17 de septiembre de 2017, cuando el presidente Peña Nieto lo designa representante del gobierno federal para la reconstrucción en el estado de Puebla.

El dinero para los damnificados de vivienda corrió como río y una parte de ello quedó en las talegas del grupo cerrado lastirista.

Pese a que el gobernador Luis Miguel Barbosa anunció —septiembre 2019— que existen carpetas de investigación contra Gerardo Islas Maldonado y otros implicados por el desvío millonario… Hasta hoy esas carpetas son letra muerta.

La diputada local del PES, Nora Merino Escamilla pidió al gobierno de Puebla que se investigue a Juan Carlos Lastiri por el posible desvío de recursos… ni comparecencia ni denuncia.

Y para cerrar con “broche de oro”, el señor Lastiri Quirós va por una diputación federal en 2021.

Que viva la revolución del PRI.

Al tiempo

Por: Gerardo Pérez García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *