Comparte con tus amigos

Cuando como ciudadanos ejercemos nuestro voto para elegir a alguien del poder ejecutivo (ya sea Presidente Municipal, Gobernador o Presidente de la Republica) estamos no solo eligiendo a una persona que decidirá como manejar la economía, la seguridad, etc. Sino como se ejercerán, gran parte de los recursos que con nuestros impuestos estamos aportando todos los días para esa causa. Los ciudadanos cedemos parte de nuestra libertad, hacia el Gobierno, para que decida, con su conocimiento de las cosas, como emplear mejor los impuestos, como atacar al crimen, como promover de mejor manera al país y generar un mejor ambiente para la inversión, entre otras.

Algo que sucede, desgraciadamente con los Gobernantes, es que, al llegar a esos puestos en lugar de pensar en los votantes, inicia el sólo pensar en ellos mismos y en cómo podrán aprovechar mejor los recursos para sus propios intereses.

Algo que es increíble, es cómo, cuando están en campaña, a todos saludan de mano y dan su mejor sonrisa, cuando ya ganaron, inmediatamente se olvidan de los que votaron por ellos e incluso ya no los saludan, ni tan siquiera les dan las gracias, entonces, se convierten en iluminados a los cuales los ciudadanos no nos podemos acercar, y solo los podemos ver de lejos, ya se encumbraron, están a “otro nivel”.

Los gobernantes, se olvidan, que en realidad los ciudadanos los contratamos, les pagamos el sueldo, les pagamos sus alimentos, les pagamos viajes e incluso aviones o helicópteros para su más seguro transporte, etc. Pero ellos se comportan como artistas de cine y entonces, todo se vuelve en “YO”, yo digo esto, yo decido lo otro, etc. Cuando Fidel Herrera (sí, ese Gobernador de Veracruz que se gano la lotería dos veces ¡dos veces!) dijo “yo tengo el P%&$ poder” es porqué ya se le había subido el puesto a la cabeza, como a tantos otros.

Un ejemplo de lo anterior, fue cuando el Presidente John F. Kennedy fue asesinado en Dallas en 1963, y subió a la Presidencia de USA quien era su Vicepresidente Lyndon B. Johnson, y ya estaba llevándose al cabo la guerra de Vietnam y en una reunión con su gabinete, dijo “Yo no seré el primer Presidente de USA que pierda una guerra” o sea todo se vuelve “Él”, y entonces no importan los muertos, ni lo que costó, etc. Lo importante era, claro para él, que la historia no lo juzgara de esa manera.

Esto mismo pasó con la llegada del COVID-19 a México, no se hicieron pruebas, no se cerraron fronteras, se manejó desde el principio todo muy mal, pero lo importante siempre fue, que la pandemia no afectara en lo mas mínimo la imagen del presidente López, por eso, la manera de calcular y luego de ocultar las muertes, por eso decir que “ya se estaba aplanando la curva”, por eso decir “ya salgan a las calles y abrácense, no pasa nada”, etc. ¿Cuantas muertes se pudieron evitar? Yo creo miles, pero eso no importa, lo que importa es que el Presidente no se vea mal. Claro que todos los que tenemos un poco de inteligencia, sabemos que las cosas se manejaron “con las patas”.

Pero volvamos al título de este pequeño artículo, los Mexicanos, estamos gastando una gran cantidad de dinero en un aparato gubernamental que no sirve, que es obsoleto y no solo eso, es mal intencionado y lo que hace es quietarle a todos los órganos de gobierno su presupuesto para poder usarlo para sus propios fines, condiciona a las presidencias municipales a no ejercer el presupuesto (algo que hizo muy bien nuestra presidenta municipal del municipio de Puebla, lugar No. 100 de 102 en calificación de los presidentes municipales de la republica Mexicana) y lo que no se ejerce por ley, regresa por el ramo 26 y 33 a Hacienda y entonces se puede usar a discreción.

Entonces, ¿para que queremos gobierno?, ¿nos sirve este gobierno de algo?, veamos que tendríamos mejor sino tuviéramos como presidente a López.

  • Tendríamos mucho mayor seguridad.
  • Tendríamos mucho mejor sistema de salud.
  • Tendríamos mucho menor corrupción, si, este gobierno es aun más corrupto que varios anteriores…juntos.
  • Tendríamos mayor libertad de expresión.
  • Tendríamos dinero para los niños con Cáncer.
  • Tendríamos dinero para desastres naturales.
  • Tendríamos organismos autónomos
  • Tendríamos separación de poderes.
  • Etc.

Gracias por leerme.

Por: Dr. Marco Cerón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *