Comparte con tus amigos

Facundo Rosas Rosas se “dijo inocente de los delitos que le imputan” al tiempo que “acusó al gobernador Miguel Barbosa Huerta de difamarlo al llamarlo delincuente y criminal”.

Don Facundo fue por más.

“En medio de esta desinformación, el propio mandatario emitió una serie de calificativos, difamaciones e improperios como delincuente y criminal en contra de mi persona”.

“Y retó a que lo demostrara”.

El revire de Barbosa fue a bote pronto.

“Le tomo la palabra al señor”.

“Vamos a poner en claro la ‘leyenda negra de Facundo Rosas en Puebla’”.

Hasta ahí el correo epistolar.

Foro 21 en diversas publicaciones –del 2014 al 2020– plasmó el brutal saqueo del hidrocarburo en territorio poblano ante complacencia y ceguera del gobierno, cuerpos de seguridad de Pemex, Seguridad Pública Federal, Estatal y Municipal.

Los datos y hechos son contundentes.

Veamos.

Hasta 2012, Puebla tenía un promedio de 110 tomas clandestinas; en 2013 eran 211; 2014 subió a 335; para 2015 llegó a 800 y en 2016 se disparó hasta llegar a mil 600 perforaciones a ductos de Petróleos Mexicanos.

Y las ganancias que obtuvieron –los cárteles del huachicol y jefes policiacos- por robo de gasolina y diésel, en ese periodo, fue cercano a los…

¡TRES MIL MILLONES DE PESOS!

Adueñándose de los municipios de Quecholac, Palmar de Bravo, Tlahuapan, Tecamachalco, San Martín Texmelucan, Tepeaca, Huejotzingo, Amozoc, Acajete, Acatzingo, Juan C. Bonilla, principalmente.

Casualmente el huachicol entra por la “Puerta de Alcalá” en Puebla con Facundo Rosas al frente de la Secretaría de Seguridad Pública, a raíz que el gobernador Rafael Moreno Valle lo designó el 2 de abril de 2013.

Nadie veía la venta de bidones a plena luz del día, lo mismo que en carreteras, tianguis, central de abastos, en la ciudad.

Puebla ocupó PRIMER LUGAR NACIONAL en robo de gasolina durante 2014, 2015 y 2016.

Facundo Rosas guardó silencio.

Nunca desmintió la información.

Y quien calla… otorga.

SALE FACUNDO Y ARRIBA JESÚS

No había señalamiento y denuncia o asesinato –comando operativo contra pobladores de Chalchihuapan, donde murió el niño José Luis Tehuatlie por disparo de una bala de goma- que llevara a pensar en la remoción de Facundo Rosas –amigo y confidente de Genaro García Luna-.

Mas el destino lo alcanzó.

Y en julio de 2015 una patrulla del Ejército Mexicano detectó un convoy de camionetas y al ordenarles que se detuvieran para revisión, encontró que éstas iban custodiadas por Marco Antonio Estrada López, director de la Policía Estatal y Tomás Méndez Lozano, jefe del grupo élite Gafes; ambos jefes policiacos fueron nombrados por don Facundo.

Hecho que llevó a la salida de Facundo Rosas de la Secretaría de Seguridad y el posterior arribo de Jesús Rodríguez Almeida.

“La Puerta de Alcalá” del huachicol continuó con Rodríguez Almeida durante segundo semestre de 2015 y 2016.

Y prosiguió en 2017 y 2018 con Jesús Morales Rodríguez al frente de Seguridad Pública durante el “mini gobierno” de José Antonio Gali Fayad.

¿CUANDO DIÓDORO CARRASCO Y VÍCTOR CARRANCÁ?

Una vez que el gobernador Barbosa Huerta puso el punto sobre las íes sobre  “la leyenda negra de Facundo Rosas”, sería pertinente y necesario que la liberación del manto protector que tuvo en la era morenovallista se extendiera a Jesús Rodríguez Almeida.

Y que la indagatoria abarcara a Diódoro Carrasco Altamirano, secretario General de Gobierno con Moreno Valle y Gali Fayad.

Asimismo, a Víctor Carrancá Bourget, procurador de Justicia y posterior fiscal General en la gestión gubernamental de Moreno Valle, José Antonio Gali e interinato de Guillermo Pacheco Pulido.

Porque el brutal atraco que sufrió Pemex no se entiende que haya operado con tal impunidad durante más de cinco años consecutivos.

Nadie, absolutamente nadie, veía ni escuchaba, ni sabía, que Puebla era territorio huachicol.

Es la hora que “las leyendas negras” sean llamadas a cuenta.

Por cierto, en la declaración que rindieron Marco Antonio Estrada y Tomás Mendoza ante el agente del Ministerio Público federal, declararon que “a Facundo Rosas le entregaban el dinero que recolectaban de las bandas del huachicol”.

Entonces, ¿quién miente… Miguel Barbosa o Facundo Rosas?

Al tiempo.

Por: Gerardo Pérez García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *