La Rebelión de los Plebeyos

Rusia 2018 ha sido un mundial diferente, por cultura, tecnología, infraestructura, pero sobre todo porque las naciones que no pertenecen a la elite de las grandes potencias mundiales en este campeonato mundial muchas de ellas se rebelaron a los grandes equipos, campeones de otras ediciones y “favoritos” para llevarse el torneo.

Croacia la gran revelación de este mundial ya está instalada en la final, una nación de la ex Yugoslavia con apenas menos de 30 años de existencia y con casi 4 millones de habitantes en su extensión territorial hizo frente y elimino a países como Argentina, Dinamarca, Rusia, Australia, Nigeria y el día de hoy a una Inglaterra que parecía que llegaría a pelear su segunda estrella después de 52 años. Croacia está a 90 minutos sino es que Francia dice otra cosa de entrar a la Elite de países campeones del mundo (Sólo 8 hasta el momento).

Es de sorprender el desgaste que ha tenido la selección de Croacia en este Mundial llegando a los tiempos extra en los tres partidos de eliminación directa que ha tenido, contra Dinamarca, Rusia e Inglaterra lo que esperemos no le pase factura el día domingo cuando juegue por entrar a los libros de historia y sobre todo por darle una alegría al pueblo croata después de la difícil situación vivida para lograr su independencia.

Croacia llega a esta final en un juego colectivo de varios nombres de prestigio mundial como Modric, Rakitic, Perisic, Mandzukic, Corluka, Lovren, Kovasic, pero a pesar de estas individualidades el juego en equipo es su prioridad a comparación de lo que se vio con Argentina que parecía que si Messi no sacaba alguna genialidad el equipo argentino no tenía alma y esperaban sólo un chispazo de alguna de sus estrellas. Croacia juega en conjunto a pasar el balón sin importar quién sea el que remate juega como nación y no para una persona.

Francia como la única selección campeona del mundo que sobrevive, es la gran favorita para llevarse la copa, marcada como una gran selección plagada de estrellas mundiales y sin esforzarse mucho para llegar a esta final tiene según las casas de apuesta un 70% de coronarse, pero creo que habrá nuevo campeón por lo que ha demostrado Croacia hasta el momento,  aunque a veces el futbol no es de merecimientos ni de corazón es de estrategia y espontaneidad lo que seguramente Francia tratará de ganar a Croacia no permitiendo que un Plebeyo como Croacia en términos futbolísticos entre a la Elite de los países campeones del mundo.

Este mundial ha sido el de las sorpresas futbolísticas basta con ver algunos resultados para darnos cuenta de esta situación, primer campanazo el de México venciendo a Alemania, después siguieron las sorpresas como la de Marruecos e Irán sacando empates a España y Portugal respectivamente y por cierto los equipos europeos pidiendo que se terminaran los partidos. Japón y Senegal dando cátedra en la primera fecha de su grupo venciendo a Colombia y Polonia los favoritos del grupo; Corea nuevamente venciendo a Alemania; Islandia Empatando con Argentina, Croacia ganándole a la misma Albiceleste; Uruguay derrotando a la Portugal de Cristiano Ronaldo; Suiza empatando con Brasil, así como Bélgica eliminando al pentacampeón del mundo en cuartos de final o que me dicen del anfitrión Rusia venciendo en octavos a España para clasificar a cuartos de final. Es un mundial de sorpresas y bienvenidas sean.

El domingo tendremos nuevo campeón del mundo que reinará por cuatro años hasta llegar a Qatar en 2022 pero que nación europea será una vieja conocida como Francia que ha disputado 3 finales contando esta o será una Croacia rebelde con ganas de entregar el corazón entero de un país para proclamarse los mejores del mundo y primer país de Europa oriental en conseguir una hazaña como esta.