LA PRESENTACIÓN DE “DOS RELATOS NEGROS”

El miércoles once de julio, en la calle José Martí 105 Colonia Escandón, alcaldía “Miguel Hidalgo” de la Ciudad de México, sede de la Fundación Elena Poniatowska Amor se llevó a cabo la presentación de un libro de la autoría de un servidor llamado “Dos relatos negros” en el que se contienen las novelas breves “El Retablo del Perdón” y “La Danza de Giselle”.

La presentación corrió a cargo del anfitrión Felipe Haro Poniatowski, así como de la novelista Leticia Frías y del promotor artístico Nills Skoglund, y contó con la formidable ambientación musical a cargo del clarinete y el saxofón de Yohshua Ochoa, quién interpretó a grandes clásicos del bolero y la balada tal y como es la inmortal composición de Consuelo Velázquez: “bésame mucho”.

El suicido de un comerciante alemán en la Catedral de Puebla en septiembre de 1931 y el homicidio en riña de un industrial de la rama textil en la Ciudad de México en el día de la epifanía de El Señor en 1990, serían los episodios históricos que dan pie a la trama de los relatos en cuestión.

La concurrencia al evento resultó por demás grata dado el lleno del salón destinado a su realización, así como por la especial presencia de personajes prominentes de la vida pública del país como lo es, a no dudarse la del don Humberto Hernández Haddad, testigo moral de los más graves y trascendentes sucesos de la vida reciente del país, y ni que decir la de don Tomás Ángeles Dauahare cuya presencia resultó especialmente significativa dado el breve recuento de la historia centenaria del ejército mexicano que se hace en alguno de los relatos contenidos en el libro objeto de la presentación referida, motivo por el cual fue objeto de un reconocimiento que el colectivo “Opción Ciudadana” e adeudaba quedando saldado tal débito con la entrega que del mismo le hiciera don Francisco Adam Díaz en la ocasión.

Merecen mi agradecimiento tanto Francisco García Davish como a Luis Rosiles de la “agencia noticiosa Quadratín” por la difusión dada a la sesión de presentación de “Dos relatos negros” como a nuestra amiga Alejandra Xilotl de “Diálogos sin fronteras” por la cobertura en vida del evento, siendo digno de destacarse que pocas horas después sufriría un atentado con el estallamiento de los vidrios de su vehículo y la subsiguiente sustracción de papeles y documentos de su propiedad, con lo que el “relato negro” lamentablemente se hace presencia en la cercanía de nuestras vidas.

Por : Atilio Alberto Peralta Merino

albertoperalta1963@gmail.com