Comparte con tus amigos

El Club Deportivo Guadalajara ganó el clásico tapatío al Atlas por marcador de 1 a 0 con lo que llegó a la marca histórica de 1944 de ganar 3 clásicos seguidos sin recibir un solo gol del acérrimo rival de la ciudad. Aunque ganó por un gol y no fue un partido espectacular, triunfar en este tipo de encuentros les da a los equipos un revulsivo emocional que esperemos en Chivas se prolongue para los compromisos que restan.

Tomás Boy en los encuentros destacados saca los partidos con victoria o empate haciendo que los aficionados duden en si debe la directiva despedirlo o tenerlo por el resto de la temporada, le paso con León la temporada pasada, con Tigres y Cruz Azul en este torneo, el jefe Boy desde mi punto de vista planteó el mejor parado que le he visto a este Chivas con línea de 4 en defensa, con Brizuela como volante por derecha sin tener oficios defensivos (antes lo colocaba de lateral y se notaban sus deficiencias) con un Sepúlveda que a pesar de ser novato tiene calidad como central y a un Briseño que pide a gritos que lo consideren titular en todos los partidos, y lo más importante le dio a Vega la titularidad y este respondió con el gol de la victoria, ahora sí el DT de Chivas fue congruente con el momento que pasan los jugadores y la calidad que tienen en determinado lugar en el campo.

En el caso del Atlas, demuestra que es un equipo gitano, contra América muy superior su accionar y al contrario de lo que les pasa a muchos equipos, los zorros se crecen al ver la playera del América, pero sucede lo contrario cuando ven la de Chivas, pareciera que ese futbol que demostraron la semana pasada en este partido se perdió y no encontraron el rumbo. En la conferencia de prensa de Leandro Cufré mencionó que el partido era muy cerrado y que sólo la genialidad de Vega pudo destrabarlo, yo creo que todo pasa por la inteligencia emocional de los jugadores que no encontraron la motivación para lograr el tan ansiado empate, desde el principio del juego le dejaron la iniciativa a Chivas y se les vio cautelosos en lugar de tener sangre caliente e ir por todo a buscar la victoria.

El gran problema de Chivas que espero que no se repita en este torneo es que da unos partidos memorables con equipos de envergadura o líderes del torneo y unos pésimos encuentros contra equipos de media tabla para abajo, el siguiente partido es contra Morelia un equipo que viene en ascenso con el cambio de técnico por lo que si sigue el TommyStyle veremos a unas chivas defensivas y buscando no perder, espero equivocarme. A finales del mes Chivas enfrentará a América en el estadio Azteca esperando continuar con el envión anímico para este partido de trascendencia no sólo por el orgullo y los tres puntos sino que de este partido depende mucho la continuidad de Tomás Boy al frente del rebaño sagrado y sus aspiraciones de meterse a liguilla, ojalá que el Jefe sea congruente en su planteamiento y jugadores para este encuentro como lo hizo en el clásico tapatío.

 

Por: Guillermo Lemus Legaspí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *