Grandes Ilusiones

El ilusionismo, es un espectáculo que causa asombro, su onomatopeya es una de las silabas siguientes con una “h” silenciosa  AAAAH, OOOOH y UUUUH, genial y sorprendente, el mago o los magos han conquistado a su público.

Al menos así me lo parece cuando un nutrido grupo de personas celebran en las redes  la extraordinaria proeza sin precedente del nuevo Congreso de la Unión, en tan solo doce días lograron “más avances a favor del pueblo que en los últimos cincuenta años” las trompetas y fanfarrias no han parado de sonar desde entonces, magos, que digo magos, magazos.

Aquí algunas de ellas: Pablo Gómez usurpando tareas que solo sabe hacer Elena Poniatowska,  (Luis de Alba la señaló hasta el último de sus días) plagió un texto que en su etapa de campaña ya había develado José Antonio Meade, al presentar la novedosa ley en contra del fuero,  le cancelan sus pensiones a los ex presidentes (lero lero se escucha al respetable) se revierte la privatización del agua contra las refresqueras y cerveceras, le cancelan su subsidio a los nuevos diputados para comprar coche nuevo, equipos de cómputo, servicio de gastos médicos mayores y de vida, así como bonos y compensaciones para cada diputado.

No más servicios de Restaurante, desayunos, comidas y cenas en el congreso con cargo al presupuesto público, cancelación de la fuente de trabajo a  edecanes y reducción del número de los asesores que son en la realidad quienes construyen las leyes.

No más renta de estacionamientos, pueden dejar sus vehículos en las calles de la Candelaria de los Patos o La Merced que son muy seguras y vender los vehículos al servicio del Congreso.

Reducir al mínimo los viajes al extranjero sin importar lo honrosa que pudiere ser una representación o misión, ir a las Islas Fiji  a consultar a que sabe la papaya y que se siente vivir tan lejos, ya no resulta conveniente para el legislativo compartir experiencias con sus colegas de todo el mundo.

Se cancelan por supuesto las superficialidades al estilo” Layda”, peluquería. Cosméticos, gasolina, celulares y un largo etcétera serán costeados por cada legislador.

El comunicado culmina con una cantata acompañada de la fanfarria más sonora que dice:

Por primera vez me siento plenamente representado por mis diputados y senadores, ahora si es un orgullo ser mexicano (antes no lo era) la cuarta transformación avanza, solo faltó la firma de  “El Ciudadano Transformista”.

Valdría la pena estudiar la posibilidad de ofrecer a nuestros flamantes diputados y senadores un desayuno con la Leche Bety, la del coprocultivo que regalaba el “amigo Marti Batres” a su público y seguidores.

Con estas destacadas propuestas hay quienes se sienten dignamente representados, no se compara en nada con la tediosa tarde en la que el Congreso de la Unión aprobó la Nueva Ley Federal del Trabajo o la del INFONAVIT, ni cuando se discutió el Tratado de Libre Comercio, la apertura de relaciones con las iglesias o la Ley de Procedimientos Electorales que promovió Don Jesús Reyes Heroles, todo eso es un cacahuate ante la cuarta transformación que en estos primeros doce días nos recetaron, vamos a ahorrarle a la nación según lo que dicen 409 millones de pesos este trimestre que divididos entre cada mexicano nos toca de a tres pesos por cabeza.

17 de septiembre de 2018

Alfonso Díaz Ordaz Baillères