Hacia un mundo mejor “Morena un fenómeno social”

Pasaron las elecciones presidenciales del 1º. de Julio y el Movimiento de Regeneración Nacional MORENA surgió vencedor de manera aplastante, alcanzando en la votación para presidente según las cifras del INE más del 53% de la votación.

Cuando AMLO decidió dejar el PRD y posteriormente iniciar la gran aventura de formar un nuevo partico político, creo que fueron pocos los que creyeron que estaba tomando la decisión correcta, el PRI y el PAN tienen décadas de haberse fundado y décadas también de disputarse el poder, aunque sin una ideología que en los hechos los diferencie uno del otro, son lo mismo!!!

El sistema lucía poderoso, más aún que una aplanadora, por otra parte la maquinaria publicitaria del sistema era un aliado que llegó a ser incluso más fuerte que los propios partidos, al grado de convertirse en el gran elector en México. Para empeorar la situación el pueblo parecía anestesiado, indolente, resignado, ni una nube en el horizonte político obscurecía el futuro luminoso del neoliberalismo que guiaba los pasos de los políticos de todos los gobiernos a partir de 1982 con Miguel de la Madrid.

Pero, la sociedad en su eterna evolución se encargó de mostrarnos que nada es para siempre, AMLO soportó el megafraude de 2006, del cual ya en el presente nadie puede honestamente tener dudas, en el 2012 también hubo fraude ¡como no! pero en esta ocasión los creativos en prácticas fraudulentas del PRI que parecía haber pasado a la historia en las elecciones del 2000, renació de sus cenizas, se levantó triunfador con una nueva estrategia ganadora: la compra masiva del voto!!! El gasto de campaña se fue a las nubes, pero… ¿qué importaba? Si todo se iba a recuperar en el poder; y así fue, el PRI como el ave Fénix renacía de sus cenizas y volvía a la presidencia de la república, fortalecido, optimista, bravucón claro! si era de nuevo el partido en el poder, por lo menos por seis años, aunque seguro sus dinosaurios soñaban que ya nunca volverían a perder la presidencia tan anhelada.

Se sintieron seguros, volvieron a las viejas prácticas renovados, engreídos por el “triunfo” aunque en su conciencia supieran que había sido alcanzado con el contubernio de Televisa que construyó toda una telenovela de ensueño a su alrededor, incluso le facilitó los medios para que el galán futuro presidente se casara en una boda de cuento de hadas con una de sus actrices estelares a la que el pueblo telenovelero conocía más que por su nombre, por el de La Gaviota cuyo papel había representado muy convenientemente para ponerla en la cima de las preferencias de ese público jodido como El Tigre dueño de Televisa lo definía.

El problema que llevó a la debacle del PRIAN surgió cuando el presidente de ensueño, el elegido para héroe de telenovela condujo al país a un desastre total, pero cuando digo total es total, se convirtió en lo opuesto del rey Midas que todo lo que tocaba se convertía en oro, este presidente galán todo lo que tocaba lo echaba a perder, parecía como si pesara sobre él una maldición, nada le salió bien, muchas voces tuvo que se lo advertían, pero él mostró eso si un empeño y una tenacidad sorprendentes, nunca logró entender que no entendía!!!

Aún así, todos sus cortesanos lo protegían, trataban de justificar sus decisiones, aplaudían con más intensidad que focas de circo todas su “reformas” hasta el más odiado de sus predecesores de grandes orejas lo ponderaba y le rendía culto! Y Televisa hacía el resto, informaba, pero desinformando, reportaba, pero de forma amañada, las noticias que de plano eran impresentables pues no las daba y ya! Todo en orden, como en el pasado, aquí no ha pasado nada.

Pero de la misma forma que un tsunami arrasa todo a su paso, las redes sociales hicieron su aparición y con ellas, la ciudadanía empezó a despertar de su letargo, Facebook, Twitter, Instagram y varias más calaron hasta lo más hondo de las conciencias de los mexicanos, les quitaron la venda de los ojos, paradójicamente uno de los instrumentos que más contribuyó a llevar a todos los rincones del país el conocimiento de la grave situación a través de estas redes, fue el teléfono celular y la empresa Telcel, con la que el país tuvo el “honor” de impulsar a un mexicano producto del mismo sistema a ser el hombre más rico del planeta a costa de cobrarnos las más altas tarifas por el servicio telefónico, – un producto del sistema de privilegios – fue el que más contribuyó al cambio, la ciudadanía tuvo acceso a información alterna a la que los medios electrónico amañados le ofrecía y dijo basta!, arrolló de tal manera a los residuos del sistema corrupto neoliberal que llevaba 36 años enquistado en el poder que lo expulsó violentamente del gobierno y lo hizo de manera aplastante: presidente, gobernadores, senadores, diputados locales, diputados federales, presidentes municipales, todos fueron votados a favor de MORENA, el fenómeno estaba consumado!!, de un sexenio a otro, cambió todo, ¿hubo fraude? Por supuesto que hubo, de gran magnitud, sólo baste recordar en días previos a las elecciones las largas filas en las oficinas del PRI de gente ansiosa de vender su voto, pero no les alcanzó, el tsunami de este movimiento – que no partido – convirtió al PRIAN en un mal recuerdo, a varios minipartiditos rémora los mandó a la basura de la historia, ahora solamente se necesita que aquellos que han recibido de manera tan generosa el respaldo del pueblo, no se conviertan en la monumental frustración que nos dejó la llegada a la presidencia del señor de la larga lengua y las ideas cortas.

Enrique M. Díaz Sánchez

Julio/2018