Comparte con tus amigos

Un monje estaba siendo entrevistado por un periodista de Nueva York.

El periodista comenzó la entrevista con el Monje según lo planeado:

 

-Señor, en su última conferencia nos contó sobre el tema “Contacto y Conexión”…

Pero esto es realmente confuso. ¿Puede explicarlo?”

 

El monje sonrió y aparentemente se desvió de la pregunta que le hizo el periodista y contestó:

-¿Eres de Nueva York?

-Sí …

-¿Quién está en tu casa ahora?

 

El periodista sintió que el monje estaba tratando de evitar responder a su pregunta, ya que era una pregunta muy personal e injustificada.

Sin embargo, el periodista dijo:

-Mi madre falleció; mi padre está allí; tengo tres hermanos y una hermana. Todos están casados.

 

El Monje, con una sonrisa en su rostro, volvió a preguntar:

-¿Hablas con tu padre?

 

El periodista parecía visiblemente molesto…

-¿Cuándo hablaste con él por última vez?

 

El periodista, reprimiendo su molestia, dijo:

-Puede ser que hace un mes.

-Ustedes como hermanos y hermanas, ¿se frecuentan a menudo? ¿Cuándo se reunieron por última vez como una reunión familiar?

 

En este punto, el sudor apareció en la frente del periodista. Parecía que el monje estaba entrevistando al periodista.

Con un suspiro, el periodista dijo:

 

-Nos reunimos por última vez en Navidad hace dos años.

-¿Cuántos días estuvieron todos juntos?

 

El periodista (secándose el sudor de la frente) dijo: -Tres días…

– Y… ¿Cuánto tiempo pasaste con tu padre, sentado a su lado?

 

El periodista parecía perplejo y avergonzado y comenzó a garabatear algo en un papel…

-¿Desayunaron, almorzaron o cenaron juntos? ¿Le preguntaron cómo estaba? ¿Le preguntaron cómo pasa sus días después de la muerte de su madre?

 

Las lágrimas comenzaron a fluir de los ojos del periodista.

El monje sostuvo la mano del periodista y le dijo:

 

-No se avergüence, no se moleste o entristezca. Siento haberlo lastimado sin saberlo, pero ésta es básicamente la respuesta a su pregunta sobre “Contacto y Conexión”.

 

Tienes ‘Contacto’ con tu padre, pero no tienes ‘Conexión’ con él.

No estás ‘conectado’ con él.

La ‘conexión’ es entre corazón y corazón, sentados juntos, compartiendo comidas y cuidándose, tocándose, dándose la mano, teniendo ‘contacto’ visual, pasando un tiempo juntos…

 

Usted junto con sus hermanos y hermanas tienen ‘Contacto’ pero no ‘Conexión’ entre ustedes.

El periodista se secó los ojos y dijo:

-Gracias por enseñarme una excelente e inolvidable lección.

 

Amigos esta es la realidad de hoy:

Ya sea en casa o en la sociedad, todos tenemos muchos ‘contactos’, pero no hay ‘conexión’.

Todos estamos ocupados en nuestro propio mundo…

No mantengamos sólo “Contactos”, hagamos algo para mantenernos “Conectados”.  Cuidar, compartir y pasar tiempo con todos nuestros seres queridos.

 

Artículo tomado de la red; agradezco a quien lo haya escrito.

Juan De Dios Flores Arechiga.

Mentor; Asesor Emocional y Terapeuta holístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *