Comparte con tus amigos

¿Quién tomó decisión de imponer a Claudia Rivera Vivanco para que vaya por reelección a la Presidencia Municipal de Puebla?

-Porque- es un hecho que no fue Mario Delgado Carrillo, dirigente nacional de Morena, quien lo decidió. Su función es levantar el brazo a quien determina “el dedito” del inquilino de Palacio Nacional.

¿Cómo entender nominación de Claudia Rivera, si está reprobada en las encuestas levantadas de octubre pasado a la fecha, tanto locales como nacionales, donde 80 de cada 100 poblanos la rechazan?

Lo que lleva a deducir que “las madrinas” –una de las tribus morenistas-, Bertha Luján, Citlalli Hernández y Eloísa Vivanco, brazo operador obradorista, terminaron por imponerse e imponer a Rivera Vivanco.

Pero sobre todo fue la voluntad presidencial de Andrés Manuel López Obrador que llevó a Mario Delgado decantarse por Claudia.

Lo que convalida la certeza del distanciamiento de López Obrador y Barbosa Huerta.

Hecho -políticamente hablando- de demostrar quién detenta poder, quién manda y ordena en el país, quitándoles la facultad –no escrita- de que el gobernador elija los candidatos a un cargo de elección popular estatal, representa serio golpe a la autoridad de los mandatarios morenistas.

Porque no solo quitan el derecho de nominación, sino también les cercena el derecho de veto al que tienen derecho.

Así, el “Poder Presidencial” doblega a los gobernadores.

Los humilla ante sus gobernados.

Y les quita toda autoridad.

-Pues- de manera campante dirán: si el gobernador me veta… el Presidente me impone.

Así de sencillo.

Caso emblemático es Guerrero, donde Félix Salgado Macedonio, pese a tener cinco denuncias de violación a igual número de mujeres, el Movimiento de Regeneración Nacional lo impuso de candidato al gobierno.

Además, el INE lo inhabilitó por no declarar gastos de precampaña, determinación que ha llevado a don Félix –“El toro”– a reírse y burlarse, menos preocuparse, pues tiene la certeza que el Tribunal Electoral del Poder de la Federación –TEPJF- lo reinstalará; máximo tribunal electoral que está cooptado por el obradorismo, como demuestra imposición de José Luis Vargas Valdez en presidencia del tribunal. 

Con el agregado: Los mandatarios estatales, que no son de Morena -26 de 32-, están siendo arrodillados a través de la Unidad de Inteligencia Financiera, que se ha convertido en “el garrote” político-financiero de AMLO.

Los hechos lo reflejan con el caso del gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, que está a un paso de que la Cámara de Diputados determine quitarle el fuero y con ello se vea obligado a dejar el Palacio de Gobierno para enfrentar en tribunales la denuncia que tiene en la Fiscalía General de la República de presunta asociación con delincuencia organizada y lavado de dinero.

Mas el obradorismo no debe olvidar… Luis Miguel Barbosa es el gobernador del Estado de Puebla.

Y en los comicios del venidero domingo 6 de junio se elegirán 15 diputados federales. Y el interés toral de López Obrador está enfocado a que Morena retenga la mayoría de la Cámara de Diputados.

Y el estado de Puebla cuenta con 15 curules, de las cuales Morena ganó 14 en proceso del 2018.

Lo que lleva a la interrogante: ¿Con imposición de Claudia Rivera para ir por reelección… cuántas de las 14 diputaciones federales retendrán los abanderados morenistas?

CLAUDIA  RIVERA IRÁ A UNA  DERROTA ANUNCIADA

Vale clarificar:

No se trata de descalificar por descalificar a la alcaldesa Claudia Rivera. Menos criticarla por criticarla. Mucho menos denostarla por denostarla.

Para nada.

Simple y sencillamente los hechos de su pésimo gobierno municipal, rodeada de un gabinete inexperto, como ella, pues contados son lo integrantes que tienen experiencia en la administración, derivó que en más de dos años de gestión la ciudadanía la repruebe y rechace.

Sin denostar, pero de analista del INEGI pasó a gobernar la CUARTA CIUDAD más importante del país.

Triunfo que logró gracias a la ola obradorista de 2018, no porque ella fuera conocida, menos reconocida por su experiencia.

Ahí está la delincuencia galopante reinando y mandando en la ciudad.

La prostitución se enseñoreó y empoderó del primer cuadro de la ciudad.

Nulas obras de trascendencia.

Subejercicio presupuestal por más de mil millones de pesos.

Ello derivará que en la elección del domingo 6 de junio se abran las puertas de par en par a una cantada victoria del panista Eduardo Rivera Pérez, que en las encuestas es el mejor posicionado y con mayor intención del voto.

Y el quitarle al rival más fuerte de Morena, Gabriel Biestro y poner a doña Claudia, las condiciones están dadas para que el PAN vuelva a gobernar la ciudad de Puebla.

Resta esperar cómo revirará Barbosa Huerta a la imposición de Palacio Nacional.

¿Lo hará con una candidata del PT que vaya por la alcaldía?

¿Moverá su ajedrez político-electoral con Biestro por el PT?

O bien, ¿ella o él por un partido local –PSI, PANAL, Compromisos por Puebla-?

¿O cruzará los brazos?

Llegó la hora de las definiciones, porque el poder se ejerce, no se comparte.

¿O no es así?

Al tiempo.

Por: Gerardo Pérez García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *