Chivas entre Azul y Buenas noches

 

Después de lo visto en Puebla el viernes pasado no cabe duda que Chivas tiene un estilo impuesto por Tomas Boy, de local jugar a ganar y a aguantar los marcadores favorables y de visita buscar no perder para poder sumar la mayor cantidad de puntos y es que el día viernes si atacó tres veces fueron muchas, demasiados pases laterales y pelotazos buscando a los delanteros; no creo que esto resulte.

El Tommystyle cuánto tiempo le va a funcionar, qué tiempo se va a tener a Boy en el banquillo, son las interrogantes de varios aficionados al rebaño sagrado después de ver cómo va a encarar el equipo los partidos de visitante. Con Santos las cosas no funcionaron en Torreón y por goleada cayó, después con el Atlético de Madrid (amistoso) y con Tigres hubo mejoría, pero con Puebla se retrocedieron dos pasos.

Dice Briseño defensa central de Chivas que esa era la estrategia con Puebla estar echados atrás esperando el error del rival y que funcionó en la primera jugada al conseguir el penal que les daba la ventaja, el problema que muchos aficionados vemos es que después se les olvido atacar al rival y le dejaron toda la iniciativa rezando que no entrará un gol de ellos. De hecho, el árbitro tuvo una actuación desastrosa inclusive no validando un gol legitimo al Puebla que pudo ser el de la victoria.

Por otro lado, Pulido comenta que no pueden jugar así, que no estuvieron ni al 50% de rendimiento y concentración que contra Tigres y que eso no les puede pasar en los partidos que vienen porque van a sufrir demás. Son las objetivas y sinceras estas declaraciones que las de Briseño desde punto de vista.

La directiva llevó a Tomás Boy sabiendo que es un técnico que no ha ganado nada, pero es “experto” con equipos de consciente bajo para salvarlo, el problema que veo es que jugar así echado atrás en los partidos de visita no está en el ADN de Chivas porque siempre se va a depender de que la defensa este bien parada y el portero salga en días grandiosos y los aficionados con el rosario en la mano esperando que saquen puntos, así no me gusta estar y dudo que a los aficionados rojiblancos también.

Queremos ver a Chivas jugando como con Tigres, proponiendo, atacando, quitándole la pelota al rival y no como comenté con Puebla. De verdad es muy difícil jugar, así como de local, sé que el descenso está muy cerca (penúltimos de la tabla) pero creo que la forma más fácil de salir es jugar aguerridos en todos los partidos. Decepcionante hasta el momento el funcionamiento a la ofensiva y mejoró mucho la defensiva con la llegada de Briseño y Alanís. Van Rankin bien como central, los problemas siguen en las laterales, porque Ponce comete errores de vez en cuando y es una avenida y Brizuela no es defensa y le cuesta mucho hacerlo y los recorridos de ida y vuelta lo desgastan. En medio campo Molina bien y Pérez mejor (lesionado con Puebla) recuperando todos los balones. La ofensiva sin creatividad, Pulido no gana los duelos uno a uno y sale mucho de la zona de remate, Oribe hace lo que puede dando pausa y sirviendo de poste mientras López si quiere jugar lo hace bien sino desaparece todo el partido y pareciera que a veces juegan con 10.

De local de Azul y de visita entre Buenas noches, porque cuando lo haga el panorama será oscuro si llegan a jugar como el viernes pasado, lo que nos espera Chiva Hermanos este año. Tome su rosario y prendan la veladora cada vez que Chivas juegue y sobre todo de visitante.