¿AMLO tiene derecho?

Me parece relevante no dejar pasar el tema del “perdón sin olvido” en el contexto de la inseguridad, que el presidente electo hizo explícito en el Primer Foro de Pacificación en Ciudad Juárez. La respuesta de las víctimas fue un sonoro reclamo de justicia. Con ese antecedente, me parece importante analizar los otros grandes agravios que tenemos los mexicanos: la corrupción y la impunidad.

Cada vez hay más indicios del nuevo gobierno que habrá “Borrón y cuenta nueva” (perdón y olvido) respecto de la persecución de los corruptos. Tanto las declaraciones de AMLO como su silencio ante el evidente manejo del presidente Peña Nieto de la PGR en procurar selectivamente la justicia, apuntan a que habrá impunidad. Ya la ha habido en este sexenio y parece que seguirá. El gobierno de Peña Nieto será recordado por la corrupción y la impunidad. Y en buena parte, su partido perdió las elecciones por esos agravios. No hay duda. No hay duda tampoco del mandato que López Obrador recibió del electorado. La gente está harta tanto de la inseguridad como de la corrupción y la impunidad; el nuevo gobierno debe volcarse a resolver esos tres gravísimos problemas. Hay muchos otros, pero éstos, creo que son centrales.

Los habitantes de este país somos víctimas; hemos sido defraudados por un sinnúmero de “servidores públicos” que han robado dinero público en licitaciones y obras, que han desviado recursos a empresas fantasma cuyos dueños son choferes o asistentes de los funcionarios, que han endeudado a las haciendas locales medrando con las obras realizadas, que han concesionado servicios públicos llevándose una tajada, que han heredado servicios caros (y no siempre de calidad) comprometidos por muchos años.

Este fraude a los ciudadanos tiene repercusiones reales. Alguien se robó el dinero que debía dedicarse a medicinas, a la reconstrucción de escuelas y casas tras el sismo, a mejorar la policía y la procuración de justicia, a mejorar la educación y la infraestructura de transporte, y a una gran cantidad de proyectos o acciones que hubieran mejorado la vida y el bienestar de millones de personas.

Y al mismo tiempo, los mexicanos vemos que la mayoría de estos personajes sigue su vida como si nada hubieran hecho, en su puesto habitual. Algunos incluso han mejorado su posición. Han sido premiados. Es lastimosa la impunidad generalizada que hemos visto a lo largo de los años. No ha habido justicia. Todos los mexicanos somos los agraviados. Hay fraudes cometidos, todos somos víctimas que reclamamos justicia, de la misma forma que hay cientos de miles de víctimas por el crimen que reclaman justicia.

Y por ello me pregunto si el futuro presidente López Obrador tiene el derecho de brindarles “perdón y olvido” y una simple advertencia: ya no lo vuelvas a hacer porque YO no te voy a volver a perdonar.

Al tomar posesión, AMLO tendrá el mandato de cumplir y hacer cumplir la Constitución, lo que entre otras cosas implica procurar la justicia. Los delitos no prescriben por “sexenios” sino por lo que marca la ley. Amlo también tiene un mandato muy claro proveniente de las urnas.  Los electores le mandataron eliminar la corrupción y la impunidad, y él prometió hacerlo. Fue una de sus grandes banderas de campaña. Si decide bajar los brazos y no perseguir a los corruptos de este sexenio, no estará cumpliendo con su promesa, estará traicionando la confianza de los electores, y le estará fallando a la gente. Lo que tanto ha dicho, “no le fallaré al pueblo”, será sólo una frase con palabras huecas.

Por tanto, me parece que AMLO no puede dejar de perseguir a los corruptos, no puede seguir permitiendo la impunidad. Ignoro si ha hecho un pacto de impunidad selectiva con Enrique Peña Nieto. Si lo hizo, mal pues no podrá honrarlo so pena de traicionar a la gente. Si no lo hizo, ¿por qué no quiere perseguir a los corruptos? ¿Es por eso que no quiere una fiscalía general autónoma? ¿Está dispuesto a ejercer la procuración de justicia selectiva igual que su antecesor?

En cualquier caso, con todo respeto señor presidente electo, considero que Usted no tiene el derecho de “olvidar y perdonar” a los corruptos de este sexenio y acrecentar la impunidad, pues será el administrador de los bienes del estado, de los dineros de la gente. Un nuevo administrador no puede dejar de cobrar cuentas pendientes generadas en el tiempo de su predecesor, en detrimento de los mexicanos. Andrés Manuel López Obrador tampoco tiene el mandato para ejercer una procuración de justicia selectiva, que arreste a unos delincuentes y deje libres a otros. Todos somos iguales ante la ley. Por ello, creo que no le queda otra: tiene que perseguir a los delincuentes actuales, además de los futuros, pues será nuestro administrador y nuestra máxima autoridad.

 

Enrique Cárdenas Sánchez

Universidad Iberoamericana de Puebla

enrique.cardenas@iberopuebla.mx

@ecardenassan