AMLO entre la crisis mundial del capitalismo y los traidores en México

Un mundo mejor es posible

Octubre fue sin duda el mes más difícil en el gobierno de AMLO sujeto a las enormes presiones de una economía en crisis de EUA, en desaceleración por parte de China el gigante asiático y la Unión Europea que no acaba de consolidarse y una América Latina que parece estar saliendo esperemos que en forma definitiva del neoliberalismo que no es otra cosa sino una modalidad del sistema capitalista que muestra cada vez que se revisa su inoperancia, al concentrar cada vez en forma más clara sus vicios, pero que los que se benefician del mismo se empeñan en cerrar los ojos a la realidad dura y cruel.

En México se viven tiempos de indiscutible tensión por parte de la derecha ultraconservadora dueña de los medios de comunicación convencionales y de la riqueza obtenida principalmente de los privilegios que durante 36 años de gobiernes neoliberales los llevó a concentrar grandes fortunas, pero más que todo a concentrar en muy pocas manos grandes riquezas mientras al desposeído lo dejaban en la miseria.

Lo que llama la atención es que esos medios de comunicación convencionales en manos de unos cuantos en sus “noticieros”, que de paso sea dicha son usados como arietes para estar golpeando incesantemente como nunca en tiempos recientes al gobierno de AMLO, que tan contundentemente triunfó en las urnas con más del 50% de la votación a pesar de que los partidos tradicionales pusieran en práctica todos sus trucos fraudulentos, como puede deducirse ahora ya pasadas las elecciones en que las encuestas se resisten a reconocer que AMLO cuenta con casi 10 más veces la aprobación de los electores que su predecesor, es decir mientras que el presidente cuenta con una aprobación del 75%, el anterio con encuestadoras siempre sospechosas de meter mano a los resultados de las mismas apenas le adjudicaban un 8% de aceptación.

Entre los “entrevistados” por dichos “noticieros” son los destacados “líderes” de opinión como Diego Fernández, Jorge Castañeda, Vicente Fox, Felipe Calderón, Leo Zuckermann, Juan Carlos Romero Hicks, Francisco Martín Moreno aunque esta es más bien escritor de fábulas, “Don” Pepe Fonseca, los Krauze, Roy Campos, Xóchitl Gálvez e infinidad de personajes que no se de donde sacan o se les ocurre que sean líderes de opinión, o de la opinión de quien, mientras que los “periodistas” señeros de estos medios de comunicación son los destacadísimos Joaquín López Dóriga, el defenestrado Carlos Loret, Riva Palacio, Ciro Gómez, José Cárdenas, Chumel Torres, Callo de Hacha!!, Leonardo Curzio, Ricardo Alemán, Denisse Maerkel, Oscar M. Beteta y “los más destacados de la economía y las finanzas” según Telefórmula Maricarmen Cortés, Marco Antonio Mares, José Yuste y David Páramo (Impresentable) y así una jauría filosa de “conductores” de noticieros movidos por un incontenible odio clasista hacia AMLO y todo lo que él representa vierten contra él todo su veneno que es mucho y todos, todos los días.

¿Que defienden? Obvio los jugosos ingresos derivados de los sobornos disfrazados de “publicidad” que le vendían al poder y que devolvían generosamente con lisonjas o con silencios cómplices ante sus atracos cada vez más difíciles de encubrir; y es que ganar las elecciones de ninguna manera altera el poder económico ni los poderes fácticos – prensa, radio, tv, iglesia, que permanecen intactos operando de acuerdo a sus propios intereses particulares, que se ven duramente afectados de ahí su reacción furibunda contra quien llega para poner un alto a sus privilegios, léase negocios que nunca les parecen suficientes porque siempre quieren más.

La campaña más reciente de ataques que los exhibe como verdaderos racistas ha sido la decisión de darle asilo al presidente Evo Morales depuesto mediante un golpe de Estado en su país Bolivia, a quien no regatean sus logros que lo llevaron a ser en 13 años de gobierno el país con mejores índices económicos entre otros haber aumentado el PIB de Bolivia en ¡400%!. Pero a quien acusan de fraude electoral. Yo pregunto ¿qué país del mundo estaría cansado de un presidente que reduce drásticamente la pobreza, que aumenta en esa forma la productividad? Pues a Evo lo acusan de que ¡no es demócrata! Hay alguien tan estúpido que pueda creer esta falacia o que crea la verdad desnuda: Los EUA siempre insaciables de riquezas no pueden tener en Bolivia un presidente honesto que vea y defienda para su país la mayor reserva estratégica de litio del mundo, sabiendo que este metal es clave estratégica para producir baterías útiles en electrónica y en transporte sin necesidad de uso de combustibles fósiles.

No se le puede acusar de inepto, ahí están sus resultados, a pesar de que sea indígena, no se le puede acusar de corrupto, es impoluto, ¿entonces? Ah! Pues entonces es ambicioso, no es demócrata, Fuera! Fuera! ¿Y AMLO? Pues alertas porque puede ser igual!!!

Enrique M. Díaz Sánchez

22/Nov/2019