ALGO SOBRE LIDERAZGO

La mayoría de las personas espera que el liderazgo los coloque en un sendero más prometedor; pero ¿qué clase de liderazgo?

Dos son las imágenes dominantes: una, la del campeón heroico con una extraordinaria visión; la otra, la del “fanático del reglamento”, un analista muy bien preparado que resuelve los problemas con información, programas y políticas.

 Sin embargo, ambas imágenes pierden de vista la esencia del liderazgo. Ambas apoyadas en las manos y en la cabeza de los líderes; desatendiendo los elementos más profundos y permanentes de coraje, valor y esperanza.

 “Quizá perdimos el camino cuando nos olvidamos que el corazón del liderazgo está en el corazón de los líderes; desde los más profundo de tu corazón es desde donde tienes que ejercer tu liderazgo

Nos hicimos “tontos” a nosotros mismos creyendo que una elegante agresividad o sofisticadas técnicas de análisis podrían responder a nuestras más profundas preocupaciones. Perdimos el contacto con el don más precioso; nuestro espíritu.

Necesitamos reaprender a tratarnos como humanos, con respeto, con amor, con tolerancia y mejorando nuestro proceso de comunicación.

Reaprender a inhalar entusiasmo y optimismo para ser mejores y así compartirlos y vigorizar el ámbito familiar y laboral, en dónde las personas puedan crecer y desarrollarse en armonía. Y reconquistando la gran capacidad humana de vivir con pasión y con un propósito en la vida.

Tomado del libro: Liderazgo con alma.

Y adecuado por Juan De Dios Flores Arechiga.

Agosto 2018