Alevosía o Ignorancia

Hace unos días nos enterábamos que Víctor el Pocho Guzmán flamante refuerzo de Chivas y de quién más se tenían expectativas para este torneo que recién comienza fue separado del plantel del Guadalajara sin dar a conocer las causas. En algunos programas de televisión y periódicos se dijo que era por una indisciplina al reglamento interno del club, hasta se llegó a especular que era porque estaba molesto por no ser titular con el equipo. La realidad tocó a la puerta y no fue nada agradable; doping es la causa.

Pasaron los días viernes, sábado, domingo y hasta el lunes 13 de enero Guadalajara dio a conocer la noticia en un comunicado, así como el Club Pachuca, Víctor Guzmán dio positivo en una prueba antidoping el pasado 10 de agosto de 2019 en el partido Querétaro vs Pachuca y 5 meses después o 160 días después el laboratorio en la Habana, Cuba, da a conocer el resultado, primero notificando a la FMF y después a los clubes. Pero no se les hace extraño que hayan tardado tanto tiempo en dar a conocer los resultados, es una cuestión que todos los involucrados tienen.

Para saber porqué las muestras de antidoping son llevadas a la Habana y tardan mucho tiempo en darse a conocer, hay que remontarnos al año 2018 cuando llegó la administración de Ana Gabriela Guevara a la CONADE, ya que en México había un laboratorio certificado por la WADA (Agencia Internacional contra el Dopaje por sus siglas en inglés) ya no quiso mantenerlo por costar 40 millones de pesos al año lo que para el gobierno federal con todo respeto no es nada. Este laboratorio tuvo una multa millonaria en el año 2016 porque manejaron mal las muestras de la competidora Paola Priego de Esgrima (mexicana). En su muestra A salió que se había dopado suspendiéndola para participar en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, terminando este evento se abrió la muestra b, resultando negativa, el resto es conocido, el laboratorio recibió una multa por la WADA y la esgrimista se fue del país, participando con Kazajistán país que la acogió después de los sucedido; al cerrar el laboratorio en México todas las muestras de deportistas en Latinoamérica son llevadas a la Habana, obviamente tardando mucho tiempo en darse a conocer los resultados.

Aquí con este problema de Doping todos salen perdiendo, Chivas pierde una gran refuerzo y prospecto de jugador para hacer un gran funcionamiento al equipo; Pachuca, pierde credibilidad porque ellos tuvieron que haber detectado el problema mucho antes de que la WADA lo dé a conocer sabiendo que hay que tener controles de dopaje de manera regular a sus jugadores y además se cae la venta que ya tenían proyectada; La FMF porque queda en evidencia que este tipo de problemas siempre le va explotar en la mano ya que no tiene un manejo o procedimiento ante este tipo de crisis y queda mal ante WADA y FIFA.

Por supuesto que el más afectado de todo el Víctor el Pocho Guzmán, la sustancia que supuestamente se encontró en su orina es una droga social, a lo que el jugador argumenta que no es cierto. De momento queda suspendido por la FMF hasta que se aclare el asunto, así como tiene que regresar a Pachuca tomando en cuenta que la venta a Guadalajara se cayó.

Que sigue en esta historia, Victor Guzmán viajará a la Habana en compañía de sus abogados para que se abra la muestra B esperando que salga negativa, sólo en el 2% de los casos este tipo de muestras contradicen a la muestra A, así que las posibilidades de que sea negativa es casi nula pero el futbolista no pierde las esperanzas. Qué pasa si sale negativa la muestra B, se le pedirán disculpas a Guzmán y regresará a jugar futbol para Pachuca. Pero si sale positiva nuevamente, la suspensión va de 6 meses a 2 años.

Sólo él sabe si realmente ingirió esa sustancia, o no la tomo, o fue víctima de la ignorancia por su contexto social, sólo él sabe la respuesta, aunque su lenguaje corporal cuando llegó el lunes por la mañana a la Ciudad de México pareciera que siente culpabilidad, y de ahí se pueden sacar muchas conclusiones.